➤ 9 Síntomas De La Gastritis En Los Perros. Signos Clínicos

Afortunadamente, la mayoría de los síntomas de la gastritis en los perros son bastante visibles y obvios, por lo que es una condición fácil de detectar. A continuación te explicaremos cada uno de estos, para que tengas la capacidad de identificar en qué momento tu mascota está presentando signos de esta enfermedad.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Síntomas de la gastritis en los perros
Síntomas de la gastritis en los perros

Síntomas de la gastritis en los perros

A continuación te mostramos los más comunes síntomas de la gastritis en los perros. Conócelos:

1. Vómitos

El síntoma más común y fácilmente reconocible de gastritis es el vómito, y a menudo es el único síntoma. Sin embargo, el vómito no es lo mismo que la regurgitación. La regurgitación se realiza desde el esófago, no desde el estómago, y es causada por diferentes razones que los vómitos. Para notar la diferencia, presta atención al abdomen de tu perro cuando está escupiendo comida; si su abdomen se contrae, entonces están vomitando.

El vómito del perro es típicamente amarillento y espumoso, con trozos de comida no digerida en todas partes. El vómito verde también es normal y no es motivo de preocupación. Si notas rojo o sangre en el vómito de tu perro, especialmente si tiene una apariencia de “café molido”, debes buscar atención veterinaria, ya que esto significa que hay un problema subyacente más grave.

2. Disminución del apetito

Al igual que con los humanos, un malestar estomacal puede provocar falta de apetito, generalmente debido a náuseas u otras molestias abdominales. Se recomienda retener los alimentos durante un día o dos cuando se note por primera vez que hay síntomas de gastritis en los perros, para ayudar a su sistema a reequilibrarse. Sin embargo, si su apetito no regresa después, entonces debes buscar un veterinario para que te ayude.

3. Dolor de estómago

El dolor de estómago es otro de los más comunes síntomas de la gastritis en los perros. En los humanos, es relativamente fácil saber si alguien experimenta dolor de estómago porque todo lo que tienen que hacer es decirlo. Debido a que los perros no pueden comunicarse tan fácilmente, depende de ti vigilarlo.

Patrones de caminata inusuales, movimientos incómodos, estar sentado / de pie por largos períodos de tiempo y otros comportamientos extraños pueden indicar que tu perro está experimentando dolor abdominal. El dolor de estómago generalmente ocurre cuando los perros ingieren algo que es potencialmente dañino para ellos, como el ibuprofeno o el naproxeno, y puede provocar una sensación de ardor o calambres.

4. Deshidratación o aumento de la sed

Una diferencia en el apetito de tu perro por los líquidos también puede ser un indicador de gastritis. Esto es muy importante para monitorear ya que la gastritis conduce a una pérdida de líquidos por vómitos o diarrea. Siempre asegúrate de que tu mascota tome muchos líquidos y consulta con tu veterinario si tienes dificultades para que ingiera agua.

5. Letargo o apatía

Tu perro puede estar más letárgico, deprimido o apático mientras sufre de gastritis. Esto se debe a que el cuerpo del mismo está trabajando duro para eliminar cualquier sustancia nociva, combatir las bacterias y devolver su sistema a la forma en que se supone que debe estar.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el letargo y la apatía por sí solos no son necesariamente un indicador de gastritis; deberían estar acompañados por otros síntomas también. Si tu perro tiene menos energía de lo normal y no muestra ningún otro signo de gastritis, entonces debes llevarlo a un veterinario para llegar al fondo del problema.

6. Problemas digestivos

Los problemas digestivos como la diarrea o el estreñimiento suelen ser también síntomas de la gastritis en los perros. Esto se debe a que la afección hace que las glándulas y los líquidos digestivos sean menos efectivos de lo normal.

También podría ser que el sistema de tu mascota está tratando de deshacerse de lo que sea que lo enfermó en primer lugar. De cualquier manera, si notas que tu perro tiene problemas digestivos, asegúrate de darle suficientes líquidos para compensar el problema.

7. Babeo excesivo

El babeo excesivo o la salivación es un efecto secundario común de muchos problemas de salud en los perros. Si bien babear es relativamente inofensivo, busca otros síntomas concurrentes, ya que te ayudarán a determinar la raíz del problema.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

8. Pérdida de peso

La pérdida de peso va de la mano con la gastritis porque tu mascota no come tanto ni retiene los alimentos el tiempo suficiente para obtener todos los nutrientes que necesita. Mientras la pérdida de peso no se vuelva severa, no debería ser un problema y todo volverá a la normalidad una vez que tu mascota recupere la buena salud. Por supuesto, si notas que es grave, llévalo a un veterinario para resolver el problema.

9. Heces anormales

Además de la diarrea, un excremento anormal es un síntoma ligeramente menos común de gastritis, aunque todavía puede ocurrir. Si notas que las heces de tu mascota son negras, parecidas al alquitrán o contienen sangre, debes llevarlas a un veterinario inmediatamente, ya que puede indicar un problema más grave que la gastritis.

Diagnóstico de la gastritis en los perros

Es importante determinar si la gastritis es la causa de los síntomas de tu perro, especialmente si está experimentando signos durante un período de tiempo más largo porque podría haber un problema de salud más grave detrás de esto. Si bien la causa de la gastritis aguda generalmente no se determina debido a su corta duración, hay algunas maneras de determinar la causa de la gastritis crónica. Es muy probable que tu veterinario realice un perfil químico de sangre, que le proporcione información como:

  • Si tu perro tiene úlceras estomacales o no
  • Si el problema es a largo plazo
  • Cuánta sangre ha perdido tu perro
  • Qué tan deshidratado está el perro
  • Si el problema es el resultado de un sistema inmunitario debilitado
  • Si los síntomas son el resultado de un problema más grave, como una enfermedad hepática

Tu veterinario también puede optar por realizar otras pruebas como análisis de orina o un recuento sanguíneo completo, dependiendo de la efectividad de un perfil sanguíneo químico. Las radiografías abdominales, las radiografías de contraste y los ultrasonidos abdominales también se pueden usar para determinar la causa de la inflamación en el estómago de tu perro.

Si a tu veterinario le preocupa que la gastritis sea el resultado de un parásito, utilizará la flotación fecal para controlar el tracto digestivo de tu perro. Dependiendo de la gravedad de la condición, el veterinario también puede optar por una cirugía o una endoscopia para ver más de cerca las áreas afectadas.

Tratamiento y dieta

Si la gastritis de tu perro es aguda, no es necesario ningún tratamiento ya que el problema se resolverá por sí solo. Sin embargo, si el problema es más grave, deberás trabajar estrechamente con tu veterinario para controlar el estado del perro y eliminar el problema. Mientras tu mascota no experimente síntomas graves como vómitos excesivos o sangre en el vómito / heces, no debería necesitar hospitalización por gastritis.

Los tratamientos no médicos para la gastritis incluyen:

    1. Retener la comida de tu perro durante 24 a 48 horas. Si tu mascota pasa 24 horas sin vomitar, entonces darle una comida suave y fácilmente digerible debería estar bien.
    2. Una vez que haya pasado este período de tiempo, reanuda dando comidas en cantidades más pequeñas durante todo el día. Por ejemplo, establece las comidas que normalmente le darías a tu perro durante todo el día, divídelas a la mitad y dale a intervalos de tiempo iguales.
    3. Darle agua a tu mascota con frecuencia para contrarrestar la pérdida de líquidos (Nota: si no puedes darle agua a tu perro sin provocar el vómito, habla con tu veterinario inmediatamente).
    4. Durante los próximos dos o tres días, aumenta gradualmente la comida de tu perro a las porciones normales. Si el vómito se reanuda en algún momento, habla con un especialista.

Los tratamientos médicos para la gastritis incluyen:

    1. Protectores gastrointestinales
    2. Medicamentos antieméticos o anti-vómitos.
    3. Cuando se cree que las úlceras estomacales están involucradas, se pueden recetar antagonistas de los receptores H2
    4. Se puede usar un inhibidor de la bomba de protones en casos graves de úlceras estomacales

Es importante mencionar que nunca debes darle a tu mascota un medicamento nuevo sin consultar primero con tu veterinario. Sigue sus instrucciones para la dosificación y administración. Intentar administrarle medicamentos sin la supervisión de un veterinario podría ocasionar problemas más graves para tu perro.

Manejo de la gastritis y sus síntomas

Afortunadamente, la gastritis suele ser fácil de tratar y prevenir. Si tu perro tuvo un caso grave de gastritis, debe someterse a un chequeo unas semanas después de que su sistema lo haya borrado para asegurar que está completamente de vuelta a la normalidad y en el camino correcto. También es especialmente importante obtener evaluaciones de seguimiento si la condición no desaparece por completo.

Incluso si los síntomas de la gastritis en los perros son mínimos, aún podría tratarse de gastritis crónica y debe resolverse antes de que ocurra un daño a largo plazo. A menudo, la causa detrás de la gastritis son los dueños de mascotas que le dan analgésicos humanos al perro. Si bien estos medicamentos son relativamente seguros para nosotros, a menudo pueden ser dañinos para nuestras mascotas.

Nunca debes darle a tu perro ningún medicamento sin consultar primero con un veterinario. Tampoco debes permitir que tu mascota deambule sin supervisión. Esta es una manera fácil para que ingieran algo que no deberían, lo que lleva a parásitos, infecciones y un sistema digestivo irritado.

Los síntomas de la gastritis en los perros son bastante notables. Debes estar al pendiente de tu mascota para que puedas tratar la afección a tiempo. Aunque puede tratarse de algo que se puede curar desde casa, es posible que los signos sean el indicio de alguna otra afección. No expongas a tu mascota, llévala a su chequeo para descartar las causas de lo que está presentando.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba