➤ Absceso dental en perros. Causas y tratamiento

El absceso dental en perros se produce por una infección dental, donde los caninos y los premolares superiores resultan ser los dientes más afectados. El perro generalmente presenta fiebre e inapetencia, ya que puede presentar mucho dolor.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Cuando el absceso está en el cuarto premolar superior, se puede notar una inflamación debajo del ojo. Pero en algunos casos, los abscesos podrían pasar inadvertidos en la superficie. Éste puede abrirse y desarrollarse, lo cual quiere decir que el pus de su interior podría salir y llenar el hocico del perro.

Absceso dental en perros. Causas

El absceso dental en perros se puede manifestar en el último premolar de la mandíbula superior y el primer molar de la mandíbula inferior, las cuales se conocen como las muelas carniceras. Las que están en la mandíbula superior tienen tres raíces largas en los perros. En algunas ocasiones, la parte del hueso que está encima de esta muela puede necrosarse.

Una de las causas de este padecimiento se debe a las constantes contusiones que se padecen en esa área cuando el animal mastica cosas duras. Por lo cual cuando se producen este tipo de traumatismos y deterioro en el diente, puede formar los bultos infectados.

De igual forma se puede presentar un orificio en la piel la cual se abre debajo del ojo y genera una gran inflamación que cierra el párpado. Por lo general, drena debajo del globo ocular o crea un conducto hasta converger en la misma boca. El líquido que se expulsa puede o no tener pus y bacterias. Además la muela inferior puede verse afectada pero no son muy comunes. Muchas veces no es fácil detectar el absceso, ya que se puede confundir con una alergia, picadura o pinchazo.

Por lo general estos abscesos aparecen debido a una infección bacteriana que el organismo logra bloquear y así evitar su propagación. Existen los que son superficiales y se pueden abrir solos, o aquellos que son más recónditos y que en su mayoría se enquistan y pueden generar fístulas.

Síntomas y diagnóstico del absceso dental en perros

Absceso dental en perros
Absceso dental en perros

Uno de los síntomas del absceso dental es el aliento, ya que evidencia la presencia de bacterias. Así que si el perro tiene  dientes agrietados, sueltos o descoloridos, es posible que se haya formado un absceso. De igual forma se puede observar que la cara del animal se hincha considerablemente.

Por lo cual es importante acudir al médico veterinario para determinar si el can presenta un absceso dental. Para ello le hará un examen donde le revisará la boca y los dientes para ver si hay foco de infección o algún diente flojo. También es importante realizar análisis de sangre para descartar otras enfermedades más graves.

Por otro lado, si el absceso se abre podemos observar el pus que sale por ese lado. Una vez que se sabe dónde está la infección y se determina que se trata de un diente, puede abrirse en la mandíbula inferior. Este tipo de complicación se refiere a la fístula oronasal.

Se genera cuando el absceso se revienta en la cavidad nasal, causando la caída del diente. El hueco que se forma permite que la boca tenga acceso con la nariz. El perro tendrá estornudos y secreción nasal, especialmente después de comer. Se debe tratar con cirugía.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

No se han encontrado entradas.

Tratamiento para el absceso dental en perros

Antes de realizar el tratamiento pertinente es importante conocer de qué se tratan los abscesos. Cuando una bacteria entra en el cuerpo, los glóbulos blancos se aglutinan para resistir las bacterias. Por lo cual se genera el pus cubierto por una capa de piel. Una vez que la piel se expande sobre la zona que tiene pus infecta y crea un absceso.

De esta manera, los abscesos pueden aparecer en la boca de un perro de forma similar. Cuando el perro tiene un diente roto, las bacterias pueden ingresar y contaminar las encías del perro y el diente, causando que el diente decaiga y se muera. Una vez que éste muera, las bacterias se pueden extender mediante la mandíbula del perro hasta llegar al área de los ojos.

Cuando se ha detectado el absceso dental en nuestra mascota, el veterinario le debe dar al perro un analgésico local o general y drenar el pus y el líquido que se han generado alrededor bajo del diente. Por lo general el diente debe ser removido para ayudar a sanar la boca del perro. También es importante el uso de antibióticos para ayudar a contrarrestar cualquier infección.

De igual forma, las compresas y analgésicos de hielo que ayudarán a calmar el padecimiento de su perro y disminuir la inflamación. Se recomienda hacerle un seguimiento a la recuperación del animal para evitar de esta manera complicaciones y constatar de que no haya infección.

Por otro lado, el tratamiento casero puede resultar de gran ayuda para lograr una mejor recuperación y prevenir nuevos abscesos. Por lo cual se debe evitar que el perro mastique huesos o juguetes duros, ya que podría causar infección e irritación. Además si mastican cosas duras podrían aflojar los dientes y hacerlos más vulnerables a infecciones.

Sin embargo, a pesar de que cueste comprenderlo, en la mayoría de los casos, la opción más viable es la extracción del diente, ya que el tratamiento conservador a base de analgésicos y antibióticos, puede sin duda mejorar el cuadro clínico, se debe administrar por un mes aproximadamente y pueden volver a aparecer porque los perros tienden a morder objetos y esto le causa heridas en las encías o abscesos.

En este sentido, la cirugía es muy sencilla consiste en desbridar el diente de la encía, separar las raíces dentarias del hueso maxilar y en ciertos casos se corta el diente por la mitad para que pueda salir con mayor facilidad. Para ello se utiliza anestesia tanto general como locoregional. Posteriormente se administra antibiótico por diez días y con esto por lo general se logra solucionar el problema.

Recomendaciones

El absceso dental en perros es un bulto que les causa mucho dolor a nuestra mascota. Por lo cual se deben considerar las siguientes recomendaciones para ayudar con su recuperación y calmar sus dolencias:

  • Primero se debe acudir al veterinario para obtener el diagnóstico más acertado y poder proceder con su tratamiento.
  • Para tratar el problema de absceso dental existen dos opciones: La extracción de la muela y la realización de una endodoncia.
  • Se recomienda proporcionarle al animal alimentos blandos mientras se recupera.
  • Eliminar de su alcance objetos duros, huesos, juguetes, que pueda masticar.
  • Si el perro sigue sangrando por más de 4 días, se debe consultar al veterinario.
  • Se debe seguir las indicaciones del veterinario y administrar las dosis exactas de medicamento.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba