➤ Absceso perianal en perros. Causas y tratamiento

El absceso perianal en perros es un bulto infeccioso en el saco anal del perro y  se caracteriza por la salida de material purulento combinado con sangre cuando lo presionamos. El contenido de este absceso se debe a bacterias, levaduras y abundantes neutrófilos. De igual forma se puede presentar decaimiento, fiebre, inapetencia y en algunos casos vómitos.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

El absceso perianal en perros

Los abscesos en los perros se presentan producto de una infección en cualquier parte de cuerpo del animal. Es una reacción del organismo ante ese proceso infeccioso que va a generar una inflamación, visible como un bulto que se encuentra debajo de la piel.

En otros casos, esa inflamación finalmente causa una herida o se abre, dejando que el pus salga. Cuando esto pasa, es frecuente pensar que se trata de una infección en la piel del animal, pero hay que considerar que la infección no necesariamente es cutánea. De esta manera que el síntoma más notorio del absceso es el bulto que puede ser pequeño o grande.

Absceso perianal en perros
Absceso perianal en perros

Con respecto a la aparición de este tipo de afección, ésta aparece por diversas causas, tales como mordiscos, parásitos, cuerpos extraños, irritaciones, lesiones, entre otras.

Aquí se presenta un bulto en el cual se acumula el pus en las concavidades bajo la piel. Están se recubren de una clase de cápsula que mantiene ahí el pus. Por lo general estos abscesos aparecen debido a una infección bacteriana que el organismo logra bloquear y así evitar su propagación.

Cuando se trata de abscesos perianales, los sacos anales se ven comprometidos. Éstos se tratan de estructuras seculares que tiene una pared glandular, y cumple la función de eliminar la sustancia aceitosa que generan mediante la evacuación por respectivos conductos en los contiguos del ano. Éstos son propensos a presentar hinchazón e infección, provocando un cuadro clínico muy doloroso y molesto.

Ante la presencia del absceso perianal, se pueden notar diferentes signos clínicos como: el malestar general, prurito y dolor anal de moderado a intenso, el cual expresan cuando deslizan el ano contra el suelo.

En algunos casos el dolor puede llegar a ser tan fuerte que el animal puede rehusarse a defecar, y cuando retrae el rabo lo hace para reaccionar de forma defensiva al dolor. Por lo cual se recomienda usar anestesia para poder examinar al animal.

Causas

Las causas del absceso perianal en los perros tienen estrecha relación con diferentes factores como razas, diarreas frecuentes, heces blandas, seborrea y el tono muscular defectuoso en los perros obesos. Asimismo, la suspensión del contenido fecaloideo dan lugar a la infección y a las reacciones inmunológicas que causan la formación de los abscesos. Las enfermedades de los sacos anales se pueden manifestar de tres formas distintas:

  • Impactación de los sacos anales: Se trata de la acumulación de líquido espeso que cuesta mucho en salir por la presión digital del saco anal que está hinchado.
  • Saculitis: Infección, inflamación.
  • Formación de abscesos: Es cuando sale material purulento mezclado con sangre cuando se ejerce presión al saco anal inflamado.

Cuando observemos cualquiera de los síntomas anteriormente expuestos, debemos acudir al veterinario especialista para que tome una muestra de cultivo de la zona infectada y pueda determinar la cepa de la bacteria que allí se encuentra. De igual manera, se debe realizar un examen de sangre para determinar si la infección ha llegado al torrente sanguíneo para luego indicar el tratamiento adecuado para cada caso en particular, considerando además aspectos como el tamaño, la raza, la edad y condición en general del perro.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

No se han encontrado entradas.

Diagnóstico de la enfermedad

Para realizar un diagnóstico del absceso perianal en los perros, se hace mediante una exploración rutinaria de la zona anal, usando anestesia para poder manipular y palpar el bulto. Hay que considerar que es una zona muy inervada y genera mucho dolor.

Cabe destacar que todas aquellas enfermedades que dañan la zona del perineo y ano, pueden coincidir en signos clínicos como mordeduras, fístulas perianales, tumores de circumanales como las hepatoides y toda clase de traumatismos debido al desgarro.

Tratamiento

El tratamiento para el absceso perianal en los perros se trata en vaciar el contenido si éste aún no se ha evacuado a través de un lavado, de la fistulización y la desinfección. De igual forma se deben hacer cambios en el tipo de alimentación que se le está dando al animal. En los casos graves donde haya infección, se debe realizar una fistulización quirúrgica para dejar que el saco drene libremente y cicatrice.

Si se presentan casos muy graves, se procede a la saculectomia, la cual puede presentar algunas complicaciones como la incontinencia fecal permanente. Los sacos anales están compuestas por dos pequeñas glándulas ubicadas dentro del ano del perro a ambos lados del mismo, éstas se encargan de expulsar una sustancia que actúa como lubricantes para una mejor defecación. Cada uno de los sacos anales sirven como depósito de la mucosidad de las glándulas. El único desagüe excretor de cada una de las glándulas, de los dos sacos, se divide en el conducto anal.

Presenta un olor desagradable pero funcional debido a que el líquido que expiden son su señal de identidad. Pueden causar infecciones e inflamaciones generando un cuadro clínico de dolencias y molestias que provocan una conducta muy propia en el perro. Lo negativo y desfavorables es que este problema se repite en el tiempo y puede dañar a una o a las dos glándulas.

De igual forma, este tipo de enfermedad perianal, se puede tratar con corticosteroides y pomada antibiótica dentro de los sacos. También se requiere la administración de antibioterapia vía oral como la amoxicilina-ácido clavulánico y sanar el área como cualquier absceso, usando agua oxigenada, povidona iodada, pomada antibiótica. En los casos donde se presenten abscesos recurrentes se acude a la extracción de los sacos anales a través de las técnicas quirúrgicas o de cauterización química.

Por otro lado, es importante que aquellos animales que sufren frecuentemente con impactación de las glándulas anales se aconseja proporcionarle una dieta rica en fibras y  una buena higiene en la zona perineal.

Pronóstico de la enfermedad

En cuanto al pronóstico, éste por lo general es bueno, a pesar de que pueda ser necesaria la exéresis de las glándulas, debido a que no suelen presentarse complicaciones postquirúrgicas. Dentro de las complicaciones de la cirugía se puede dar la incontinencia fecal permanente. En el caso de fistulización y patología tumoral el pronóstico es prudente.

Recomendaciones

Una vez que nuestro perro ha sido diagnosticado con este tipo de padecimiento, se debe tratar con prontitud para evitar complicaciones y daños colaterales. Por lo cual se deben considerar las siguientes recomendaciones:

  • Acudir constantemente al veterinario para que determine el mejor tratamiento. Se recomienda el uso de anestesia, ya que este tipo de absceso es muy doloroso.
  • Mantener aseado al animal, especialmente en la zona perianal y al lugar donde reside el perro
  • Aplicar los desinfectantes y champús que indique el veterinario
  • Administrar los medicamentos, pomadas y antibióticos para tratar la infección

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba