➤ Mejores analgésicos para la artritis en los perros. Más usados

Los analgésicos para la artritis en los perros son medicamentos que ayudan a eliminar o calmar el dolor. Además contrarresta los dolores musculares, articulares y en los huesos. También ayuda con el malestar general, dolor de cabeza, entre otros. Sin embargo siempre se debe consultar al veterinario especialista antes de administrarlos.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Analgésicos para la artritis en los perros

analgésicos para la artritis en los perros
analgésicos para la artritis en los perros

El alivio de las dolencias en los perros es un tema que hay que tratar de inmediato para hacer que nuestra mascota no esté sufriendo y pueda llevar una vida lo más normal posible. Sin embargo esta enfermedad no tiene cura y solo le podemos ofrecer alternativas que le ayudarán a sobrellevar el padecimiento y aliviar los síntomas.

En este sentido los medicamentos analgésicos pueden ser de gran ayuda siempre y cuando sea prescrito por un veterinario especialista que considere su uso apropiado, ya que no solo podríamos controlar el dolor sino que logra que el perro se sienta cómodo. Además acelera el proceso de curación cuando se trata de dolores postoperatorios o lesiones, torceduras, traumatismos. Las cuales son una de las causas de la artritis.

Existen diferentes casos en los que un perro puede requerir analgésicos para calmar el dolor. En el caso de la cirugía, se necesitan medicamentos de este tipo, y resultan ser más eficaces cuando su administración comienza antes de que el dolor se haga presente.

De igual forma las lesiones musculares o tendinosas a corto plazo además pueden necesitar medicamentos para calmar el dolor. Igualmente las punciones, laceraciones y los golpes producto de un trauma pueden ser dolorosos y necesitan de medicamentos para reducir el dolor. Por esta razón este tipo de fármacos son esenciales cuando se trata de enfermedades crónico-degenerativas, como la artritis. Al respecto existen distintos tipos de medicamentos analgésicos:

1.- Antiinflamatorios no esteroides (AINES):

Este tipo de medicamentos son los más frecuentes y usados, ya que actúan inhibiendo enzimas que permiten la producción de prostaglandinas que son las sustancias mediadoras del dolor. Las marcas más habituales son ketoprofeno, carprofeno, meloxicam, entre otros.

A pesar de que estos medicamentos son eficaces para calmar el dolor y se consideran muy seguros, hay efectos secundarios que se deben considerar, y observar atentamente al perro y estar conscientes de cómo se pueden presentar éstos. Dentro de las reacciones adversas y los efectos secundarios más comunes encontramos:

  • Vómito
  • Inapetencia
  • Erupción cutánea
  • Diarrea
  • Heces negras y con sangre.
  • Ictericia donde se presenta una coloración amarillenta bien sea en las encías, la piel o los ojos
  • Aumento en el consumo de agua
  • Orina con más frecuencia urinaria.
  • Erupción cutánea

Por otro lado, la aspirina y el ibuprofeno son medicamentos  de venta libre empleados habitualmente por las personas para calmar el dolor y son menos costosos que otros fármacos. La aspirina y el ibuprofeno pueden ser efectivos para contrarrestar el dolor del perro cuando está lesionado y adolorido. Pero, se deben considerar los riesgos  de efectos secundarios con estos medicamentos. Por su parte, la aspirina se conoce por tener problemas en la coagulación de la sangre.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Además los canes que ingieren la aspirina tienden más a sangrar de forma natural. Además la hemorragia puede ser más difícil de controlar o detener en los perros que están tratándose con aspirina. También existe el riesgo de que existan alternaciones gastrointestinales. Lo cual se debe considerar. Por otro lado, el ibuprofeno puede generar toxicidad gastrointestinal y la cantidad exacta para el tratamiento se desconoce. Por lo cual, no se aconseja este fármaco con mucha frecuencia.

2.- Opiáceos mayores:

Dentro de los opiáceos encontramos los naturales (opiáceos) y los artificiales (opioide). Se trata de sustancias alcaloides que intervienen en los receptores de las neuronas del sistema nervioso reproduciendo el efecto analgésico de los opiáceos endógenos. Estos tienen un efecto muy parecido a la morfina, y puede causar efectos secundarios. Las marcas más usadas es el Butorfanos y el Fentanilo, los cuales se usan para intervenciones quirúrgicas o dolencias muy fuertes.

3.- Fármacos adyuvantes:

 Este tipo de medicamentos se complementan con los fármacos expuestos anteriormente para así incrementar su efectividad. Por sí solo no son analgésicos. Dentro de estos resaltan los anticonvulsivantes y corticoides.

En este sentido siempre es importante consultar al veterinario especialista antes de administrar cualquier medicamento, ya que éste puede evaluar las condiciones de las dolencias, la dosis correcta y el tratamiento más pertinente para cada caso en particular, ya que éste depende de diferentes factores que se deben considerar como el tamaño, la edad, la raza, las enfermedades previas, su estado de salud, su peso, el lugar donde vive, si tiene que subir escaleras, entre otros.

¿Qué otras opciones existen para calmar el dolor de la artritis en los perros?

Los analgésicos para la artritis en los perros no son los únicos fármacos que se pueden emplear para aliviar el dolor en los perros, ya que existen otros medicamentos, tanto farmacéuticos como nutracéuticos, que se pueden proporcionar para aliviar el dolor en los perros. De igual forma podemos encontrar otros métodos alternativos, dentro de los cuales destacan los siguientes:

  • Masaje: Es un tratamiento para la artritis en los perros que ayuda a que las articulaciones mantengan su calor corporal, y esto es fundamental para evitar las dolencias. Los masajes locales sobre las articulaciones afectadas pueden ayudar a la recuperación del perro, ya que actúan como una terapia para evitar la atrofia. Además al realizar los masajes podemos usar una crema analgésica o aceites mentolados que ayuden con el proceso de sanación y relajen al perro, ya que puede sentir mucho estrés, ansiedad e irritabilidad.
  • Plantas medicinales: Existen algunas que poseen cualidades antiinflamatorias y analgésicas muy efectivas para aliviar el sufrimiento de nuestra mascota, tales como la escrofularia, el escaramujo, la grosella negra, la boswellia y la uña de gato. Pero debes ser muy cuidadoso, ya que existen plantas que pueden ser tóxicas. Una manera de administrarlas es agregando unas gotas del extracto o aceite de estas hierbas al agua que bebe.
  • El Omega 3: Otra alternativa que puede ayudar a nuestro perro con artritis es el Omega 3. Así pues, se puede adquirir alimento seco que contenga ácidos grasos Omega 3 o suplementos en cápsulas. Pero si eliges esta opción debes estar atento con los ingredientes de las cápsulas para asegurarte que no es alérgico a ninguno de ellos. También es importante que sepas que algunos alimentos pueden resultar tóxicos, así como el ajo, que a pesar de que tiene un alto contenido, es muy tóxico para estos animales.
  • Deporte suave: Es otro tratamiento para la artritis en los perros que ayuda a la movilidad de nuestra mascota, ya que no podemos permitir que el dolor sucumba a nuestro perro y se mantenga inactivo e infeliz. El movimiento suave logrará que el dolor sea menos intenso, mientras que si está inactivo el dolor irá aumentando haciendo que incluso las articulaciones se atrofien. Los paseos y la subida de pendientes suaves ayudarán a su entrenamiento articular.
  • La Natación: El ejercicio en el agua tiene un menor impacto en las articulaciones y ayuda a fortalecerlas, reduciendo el dolor.

Advertencias

Existen diferentes motivos por los cuales es peligroso administrar los analgésicos para la artritis en los perros, ya que como son difíciles para calcular las dosis correctas, se puede sobredosificar. Además hay algunos perros que son muy vulnerables a los AINES.

Por lo cual incluso si se le administra la dosis correcta, podría generarle problemas colaterales. Este riesgo se incrementa cuando se combina con otros medicamentos como los corticosteroides, causándole problemas gastrointestinales, renales o enfermedades hepáticas.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba