➤ 7 Causas Del Vómito Blanco En Perros. Cómo Actuar

Los perros vomitan. ¡Es algo que hacen con frecuencia! Pero, solo en algunos casos tienes razón en preocuparte. Aquí te mostraremos las causas del vómito blanco en perros cuando es algo espumoso y te diremos si debes alarmarte o no. El vómito grueso y parcialmente digerido casi siempre es el resultado de algo que no se sienta bien en el estómago, como cuando tu perro come demasiado o consume algo que tiene mucha grasa. Pero el vómito espumoso o líquido generalmente no está relacionado con la comida. Sin embargo, puede ser indicativo de un problema médico.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Posibles causas del vómito blanco en perros

Vómito blanco en perros
Vómito blanco en perros

Por supuesto, no hay una lista exhaustiva de las razones por las que los perros vomitan. Siempre es completamente posible que el vómito, sin importar la consistencia, sea el resultado de una simple indigestión o mareo. El vómito espumoso  es  más probable que sea un signo de algo grave. El color de la sustancia que vomita también dice mucho, pero de igual manera, las causas siempre serán difíciles de descifrar. Estas son algunas de las posibles causas del vómito blanco en perros:

1. Ingestión de un objeto extraño

El vómito blanco en perros podría indicar que estos están tratando de expulsar algo extraño, como un juguete o incluso una sustancia tóxica. Si tu mascota comió hierba, tierra u otra cosa que no debió ingerir, la espuma blanca puede ser un signo de que su sistema digestivo reacciona y trata de expulsar las cosas que no son beneficiosas para su organismo. La indigestión simple debe resolverse por sí sola, pero vigílalo, solo para estar seguro.

2. Reflujo ácido

Si el vómito espumoso y blanco de tu perro ocurre con mayor frecuencia cuando su estómago está vacío, podría ser causado por una acumulación de ácido estomacal que se conoce como síndrome de vómitos biliosos. La medicina y un horario de alimentación ajustado pueden ayudar.

3. Tos de perrera

El vómito blanco en perros puede ser un síntoma de tos de perrera, especialmente cuando se experimenta junto con secreción ocular, secreción nasal y tos seca. El parvovirus e incluso la rabia también pueden ocasionar vómitos blancos espumosos.

4. Pancreatitis

Cuando el páncreas está hinchado o irritado, la digestión se interrumpe y pueden producirse vómitos. Los perros con diabetes tienen más probabilidades de sufrir pancreatitis.

5. Inflamación

Cuando se produce una acumulación anormal de aire y fluidos intestinales, puede provocar que el estómago de tu perro se hinche. Esto puede ser fatal, ya que constriñe las venas y el flujo sanguíneo. Por lo general, el vómito blanco en perros está acompañado por otros síntomas, incluida la incapacidad para defecar, aumento del babeo, tos o encías pálidas. Si su perro presenta alguno de estos síntomas junto con la expulsión de una sustancia blanca espumosa, busca atención médica de inmediato.

6. Enfermedad del riñón

Una causa grave del vómito blanco en perros puede ser la enfermedad renal. Los perros que han orinado más de lo normal o que han tenido accidentes en la casa, pueden comenzar a vomitar y presentar síntomas más graves a medida que avanza la enfermedad renal.

Debes visitar a un veterinario y discutir si se necesitan cambios en la dieta. Una dieta con un bajo nivel de fósforo y un nivel moderado de proteína, pero de alta calidad, puede ayudar a controlar la enfermedad renal. Si se trata temprano, los perros pueden llevar una vida saludable con problemas mínimos.

7. Rabia

Si tu perro está al día con las vacunas, la espuma blanca no debe ser un signo de rabia. Si un perro contrae rabia, este síntoma suele ser uno de los últimos que exhibe (después de una agresión extrema y espasmos musculares).

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

¿Cuándo preocuparse y qué hacer?

El vómito blanco en perros, que también se caracteriza por tener una apariencia espumosa, no siempre es motivo de preocupación. En general, los episodios únicos de vómitos son algo de lo que no hay que preocuparse, en casi ninguno de los casos.

Sin embargo, el vómito agudo y doloroso es de cuidado, y debe ser tratado por un veterinario con prontitud. El vómito crónico, espumoso o de otro tipo, es definitivamente una señal de que algo está sucediendo con tu perro. Consulta con un especialista, tan pronto como notes un patrón.

Los vómitos de espuma blanca deben tomarse más en serio cuando se presentan junto con otros síntomas, como dificultad para respirar, letargo, tos, fiebre o cambios de comportamiento. Si tiene razones para creer que tu perro ha contraído una bacteria o virus, presta especial atención al vómito.

Conoce mejor a tu perro. Si en un episodio de vómito parece molesto pero relativamente excepcional, solo vigila de cerca las cosas para asegurarte de que no sea nada grave. Si tu mascota parece estar adolorido, asustado o de mal humor después de vomitar, es hora de contactar al veterinario.

Y no lo olvides, ¡un perro que vomita es un perro que se deshidrata rápidamente! Ofrece a tu perro abundante agua limpia, después de vomitar, y llama a tu veterinario si tienes alguna preocupación sobre la deshidratación.

Regurgitación vs. Vómito

Hay una diferencia entre regurgitación y vómito. La regurgitación es cuando el perro vomita alimentos que aún no han sido digeridos, y las croquetas pueden reconocerse fácilmente. Esto generalmente no es grave, y podría deberse al hecho de que ha comido sus alimentos demasiado rápido. Por otro lado, el vómito es cuando la comida ya ha sido digerida y puede tener un color verdoso / amarillento (sales biliares). El vómito es un problema más grave, ya que puede ser un signo de enfermedad.

El vómito blanco en perros, cuando es espumoso, generalmente indica problemas en el tracto digestivo, así que está atento a signos adicionales para determinar qué tan rápido necesitas buscar atención médica. Si bien muchos perros pueden arrojar espuma blanca porque comieron algo que no debieron, es mejor prevenir. Consulta a un veterinario si no estás seguro.

El vómito blanco en perros puede tener causas muy diversas, desde una indigestión, hasta una enfermedad grave como afecciones del riñón o rabia. Por esta razón, lo mejor es acudir a un especialista, en caso de que tengas demasiadas dudas en cuanto al asunto. De cualquier manera, un chequeo general de vez en cuando no le hará daño a tu mascota.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba