➤ ¿Qué es la coccidiosis en los perros? Cómo se contagia

La coccidiosis en los perros se refiere a los protozoos parasitarios, los coccidios, los cuales afectan al sistema digestivo del perro y se pueden encontrar en las heces de los animales infectados y en el ambiente. Por lo cual es de suma importancia mantener la higiene general, tanto del perro como del ambiente donde reside.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Cuando el animal ingiere los coccidios, ya los oocitos se presentan en sus heces y tienen la capacidad de infectar, y comienzan a surgir los síntomas.  Los perros que ya han sido sanados se convierten de esta manera, en portadores, y el diagnóstico se hace cuando se observan en las heces a través de un microscopio, los oocistos.

La coccidiosis en perros

Ésta se refiere a una enfermedad poco conocida pero que puede ser mortal si no se detecta a tiempo. Por lo cual es fundamental reconocerla. Se presenta cuando el animal se infecta con los coccidios, que son organismos unicelulares que residen en los intestinos y se proliferan.

En este sentido es esencial no solo tratar la afección a tiempo, sino tener conocimientos de cómo se contagia, ya que de esta manera podremos prevenir más contagios en otros animales, ya que la misma puede llegar a generar grandes daños en las células del intestino. Pero los cachorros son los que padecen la enfermedad, a pesar de que los perros adultos pueden ser los portadores.

¿Cómo se contagia la coccidiosis en perros?

Coccidiosis en los perros
Coccidiosis en los perros

El organismo unicelular coccidio se alberga en las heces de los animales que están apestados. El problema es que los ooquistes, los cuales son los huevos en los que están los coccidios, son muy duros, por lo cual a pesar de que hagamos la limpieza de las heces en los diferentes lugares, los huevos pueden seguir con vida, especialmente si el lugar  es húmedo y no tiene acceso a los rayos solares. Por lo cual se recomienda mantener iluminado el lugar.

De esta manera, los perros se contagian al ingerir pueden las heces infectadas o cuando lamen el suelo en el cual están los huevos. En el caso de los perros adultos, estos no se enferman, pero son portadores, y esto incrementa las probabilidades de contagiar a un cachorro, que son los que padecen verdaderamente la enfermedad.

Cuando el parásito se encuentra dentro del cuerpo, éste llega al intestino delgado y empieza a eliminar las células y a multiplicarse, lo cual genera muchos daños en la salud de nuestra mascota. El problema radica en que el perro al principio de la enfermedad no tiene síntomas a simple vista hasta después de una semana, cuando ya han sido eliminadas millones de células intestinales, y el parásito se ha reproducido considerablemente.

Cabe destacar que los perros que están más propenso a contraer y padecer dicha enfermedad son aquellos cachorros que tienen cuatro o seis semanas de vida.

Síntomas más comunes de esta enfermedad

Uno de los síntomas más notables en este tipo de enfermedad es la diarrea. Pero se debe estar atento, ya que aparece de forma leve, luego de una semana del contagio. De igual forma puede estar acompañada de otras alteraciones y podría provocar mucosidad y sangre en las heces. Además el perro se sentirá débil, con inapetencia y puede estar deshidratado.

Cabe destacar que la mayoría de los síntomas que se presentan suceden cuando se sobrepasa la capacidad de regeneración de las células intestinales eliminadas por la invasión de los coccidios. Así que podemos observar otros síntomas como:

  • Cólicos
  • Vómitos
  • Debilidad
  • Estrés
  • Dolencias
  • Desánimo
  • Retraso en el crecimiento

La gravedad de esta parasitosis depende a la cantidad de ooquistes que el perro haya ingerido. Si se presenta un mayor número de esporozoítos radicándose en el intestino, mayor será el daño a nivel del intestino.

De esta forma, si hay una ingestión elevada y rápida de estos parásitos, generará un mayor brote, lo cual resulta ser algo grave porque el animal no podrá desplegar una inmunidad local y una reproducción del tejido intestinal a tiempo.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

No se han encontrado entradas.

La gravedad de la enfermedad también depende de la condición del animal, de su estado inmunitario, ya que aquellos perros inmunodeprimidos, que se encuentran sometidos al estrés o tienen una escasa nutrición, revelará casos más graves de la enfermedad.

También se debe considerar que el sistema inmunitario en los cachorros es menos desarrollado que el de los perros adultos, por lo cual la edad es otro aspecto que hay que considerar, ya que afecta la gravedad de la coccidiosis.

Así que mientras más jóvenes sean los perros, más vulnerables son en sufrir de la enfermedad, la cual si no se trata a tiempo puede causar la muerte si se presenta una diarrea severa o una deshidratación considerable.

Tratamiento de la coccidiosis en perros

Cuando el veterinario realice el diagnóstico acertado de la coccidiosis, el tratamiento está enfocado en exterminar eliminar los coccidios, y para ello se hace uso de diferentes antibióticos. El veterinario especialista es quien determinará el fármaco más adecuado para el animal, considerando, edad, tamaño, peso y raza.

En los casos en los cuales se haya generado una deshidratación considerable es importante reestablecer los fluidos, lo cual suele referirse a la instauración de fluidoterapia y el progresivo ingreso del animal hasta su total recuperación.

La hospitalización se hace necesaria en casos de que se trate de cachorros, ya que se quiere evitar la reinfestación, con la cual debemos tomar las medidas preventivas.

¿Cómo prevenir la coccidiosis en perros?

Este tipo de enfermedad se caracteriza por la ingesta de un parásito a través de las heces. La aparición de los síntomas se dan en una semana y van a depender de diferentes factores que tienen relación con la salud en general del animal, ya que la coccidiosis se aprovecha de las condiciones de vida vulnerable del perro como la desnutrición, enfermedades concurrentes, entre otros, así como del ambiente en el que reside. Por lo cual para prevenir esta enfermedad, debemos asegurarnos de mantener a nuestro perro limpio, así como el entorno en el que se encuentra, como colchones, muebles, cojines, sábanas, entre otros.

De esta manera, debemos limpiar muy bien, ya que los huevos son muy resistentes. También debemos proporcionarle a nuestra mascota una buena alimentación, evitar que coma de la basura, darle las condiciones sanitarias pertinentes, desparasitarlo y llevarlo con frecuencia al veterinario para que le realice el chequeo correspondiente y así poder detectar posibles enfermedades a tiempo.

Debido a que esta enfermedad afecta especialmente a los cachorros más pequeños que están aún siendo amamantados por su madre, debemos profundizar la limpieza del lugar donde se encuentran los demás cachorros, estar atentos con la temperatura, que no sea muy fría y que éstos tengan el espacio adecuado, ya que el hacinamiento incrementa el contagio de la enfermedad, y los cachorros pueden infectarse si no están en las condiciones adecuadas a través de su madre.

Por otro lado, no solo hay que limpiar el lugar, sino que se debe cuidar la salud en general de nuestra mascota, ya que la enfermedad puede manifestar síntomas cuando se aparecen otras afecciones. Por lo cual se debe evitar el estrés, emplear agua caliente para desinfectar el lugar, y si es posible se debe mantener aislado al cachorro contagiado.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba