¿Cómo Curar La Displasia De Cadera En Perros?

La pregunta correcta no es cómo curar la displasia de cadera en perros, sino cómo controlarla, puesto a que lamentablemente esta es una enfermedad que no tiene cura. Sin embargo, un perro no tiene que sufrir con sus síntomas de por vida, porque hay varios procedimientos que ayudan a controlarla y a lograr que exista una mejor calidad de vida para el paciente. Aquí te mostramos cuales son.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

¿Cómo curar la displasia de cadera en perros o cómo controlarla?

Cómo curar la displasia de cadera en perros
Cómo curar la displasia de cadera en perros

El mejor tratamiento para la displasia de cadera depende de muchos factores, pero el más importante es la gravedad del problema clínico.

En algunos perros, el problema clínico es leve, y en algunos casos, el diagnóstico de displasia de cadera fue incidental como parte de una prueba de detección (por ejemplo, para un perro que se considera un animal reproductor).

En otros perros, los signos clínicos son más obvios y los tratamientos se centrarán no solo en el problema actual sino también en los problemas potenciales que el individuo probablemente enfrentará más adelante en la vida.

Manejo no quirúrgico de la displasia de cadera

Se recomienda el manejo no quirúrgico en perros diagnosticados con displasia de cadera como un hallazgo incidental. Para los perros clínicamente afectados, la probabilidad de una buena respuesta al tratamiento no quirúrgico depende de la gravedad del dolor de cadera.

Los pilares del tratamiento no quirúrgico son el control del peso corporal, la fisioterapia, la modificación del ejercicio y la medicación (analgésicos y antiinflamatorios). A corto plazo, la mayoría de los perros mejorarán cuando se les maneje adecuadamente.

Desafortunadamente, las mejoras rara vez se mantienen a largo plazo. La mayoría de los perros seguidos hasta la edad adulta tienen restricción de ejercicio continuo y requieren medicamentos. Nueve de cada diez perros tienen caderas adoloridas cuando son evaluados por un veterinario.

Manejo quirúrgico de la displasia de cadera

Los tratamientos quirúrgicos se dividen en procedimientos que modifican la anatomía de la cadera y procedimientos que se consideran cirugías de rescate:

1. Sinfisiodesis púbica juvenil (JPS)

Esta cirugía implica la fusión prematura inducida de parte de la pelvis, con el fin de alterar el crecimiento de manera, para que se mejore la ubicación de la parte de la bola de la articulación de la cadera. Esta es una cirugía simple que involucra la cauterización eléctrica de parte del pubis (en la parte inferior de la pelvis).

Para que sea efectivo, los perros deben tener un máximo de 5 meses de edad y se debe confirmar la laxitud de leve a moderada mediante pruebas manipulativas y radiográficas. Como la mayoría de los perros no desarrollan signos clínicos hasta que tienen al menos 6 meses de edad, JPS suele ser una cirugía profiláctica. Todos los perros tratados por JPS deben ser castrados al mismo tiempo.

2. Osteotomía pélvica triple (TPO)

Esta cirugía implica la modificación quirúrgica de la articulación de la cadera existente, para mejorar la captura de la bola por el alvéolo existente. Se crean tres cortes en los huesos alrededor de la copa, y el segmento libre así creado se gira hasta un punto que permite una captura óptima de la cadera. Los segmentos óseos se fijan en su nueva posición utilizando una placa y tornillos personalizados.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

La curación del hueso lleva aproximadamente 4-6 semanas. La TPO solo es efectiva en perros con laxitud de la cadera y sin remodelación secundaria de los huesos o artrosis posterior. La evaluación de TPO requiere una serie específica de pruebas de manipulación y radiografías que deben realizar tanto cirujanos ortopédicos experimentados como generadores de imágenes de diagnóstico avanzado.

Los perros adecuados a menudo son clínicamente inmaduros y se recomienda un examen artroscópico de la articulación para verificar si hay daño en el cartílago antes de realizar la cirugía. Recientemente se ha desarrollado una técnica mediante la cual la pelvis solo necesita cortarse en dos lugares, llamada osteotomía pélvica doble.

3. Reemplazo total de cadera (THR)

La Radiografía de reemplazo bilateral total de cadera o Reemplazo total de cadera, es un procedimiento quirúrgico avanzado y solo debe ser realizado por cirujanos ortopédicos experimentados. Implica cortar la totalidad de la articulación de la cadera enferma. La “bola” se reemplaza con un implante de metal, y la “cavidad” se reemplaza con un implante de plástico y metal.

Los implantes se pueden unir al hueso con cemento óseo, o pueden tener un recubrimiento poroso en el que el hueso puede crecer. Aunque algunos pacientes necesitarán la cirugía realizada en ambas caderas, nunca deben operarse ambas caderas al mismo tiempo, ya que esto podría aumentar el riesgo de posibles complicaciones.

La tasa de éxito de THR es de aproximadamente 90-95%, y la mayoría de los perros se sienten más cómodos a los pocos días de la cirugía. Muchos pacientes volverán a niveles completos de actividad.

4. Escisión femoral de cabeza y cuello (FHNE)

Esta operación es un procedimiento de rescate que generalmente solo se considera en casos en los que no se puede realizar THR (por ejemplo, por razones financieras o debido a variaciones en la anatomía individual que podrían impedir la THR). En esta técnica, la cabeza y el cuello femorales se eliminan por completo, permitiendo que se forme una “articulación falsa”.

El dolor se alivia mediante la eliminación del contacto óseo entre la bola y el borde de la cavidad, pero la “articulación falsa” resultante es típicamente limitada en su función, por lo que el resultado clínico puede ser impredecible, particularmente en perros más grandes. La fisioterapia intensiva es obligatoria después de la FHNE.

La triste realidad es que ni los veterinarios, ni los dueños de mascotas, sabemos cómo curar la displasia de cadera en perros. Lo que se llama “cura de la displasia de cadera canina”, en realidad es una serie de procedimientos que ayudan al control de la enfermedad.

No obstante, esto no quiere decir que nuestros perros tienen que sufrir de esos desagradables dolores y de las limitaciones que les ocasiona la displasia de cadera, porque estos procedimientos lograrán que los síntomas se suavicen y muchas veces, hasta que desaparezcan.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba