➤ Dexametasona para perros

La dexametasona para perros es un glucocorticoide sintético muy fuerte que posee una acción similar a las de las hormonas esteroides. Este medicamento es inmunosupresor y antiinflamatorio. Resulta ser más efectivo que muchos productos del mercado como la Hidrocortisona y la Prednisona.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Usos de la Dexametasona para perros

Este medicamento es parecido a una hormona natural provocada por las glándulas suprarrenales. Generalmente se utiliza para sustituir este elemento químico cuando el cuerpo del animal no lo fabrica en su totalidad. La dexametasona tiene la función de calmar la hinchazón, las dolencias, el enrojecimiento, entre otros.

Además es apropiado para combatir los síntomas de la artritis, los problemas de la piel, la tiroides, el riñón, los ojos, la sangre, entre otros. También es usada para tratar las alergias graves, el asma, y sirven de tratamiento para algunos tipos de cáncer.

Presentación de la dexametasona para perros

Este fármaco lo podemos encontrar en el mercado en forma de tabletas y en la presentación líquida vía oral. El veterinario debe realizar un diagnóstico para así prescribir la dosis adecuado para tu mascota.

Una vez que el veterinario le haya dado las indicaciones del tratamiento con la dexametasona, no debe suspender en ningún momento la dosis, ya que esto puede generar diferentes síntomas como falta de apetito, dolor estomacal, vómitos, cefalea, fiebre, confusión, somnolencia, dolor en los músculos, pérdida de peso, dolor en las articulaciones, desolladura de la piel, entre otros.

En caso de que las dosis asignadas hayan sigo grandes y por un largo tiempo, el veterinario debe disminuir las cantidades paulatinamente, para dejar que el cuerpo del perro, se pueda acostumbrar antes de dejar de administrar el medicamento totalmente.

¿Cuál es la dosis correcta?

La cantidad correcta de la dexametasona va a depender del diagnóstico realizado por el veterinario, quien realizará la debida prescripción medica para cada caso en particular, considerando aspectos como la patología que padece el perro, el tamaño, raza y condiciones generales. En el caso del que el perro haya sufrido un shock se le puede administrar de 4 a 8 mg por vía intravenosa al comienzo, y repitiendo el tratamiento de ser necesario, hasta llegar a la cantidad de 24 mg.

En caso de que el perro padezca de alguna enfermedad autoinmune o inflamaciones, se realiza un tratamiento a largo plazo de 0.5 a 1,5 mg por vía oral al día. En este caso se deben evitar las dosis mayores de 1,5 mg, ya que se podrían presentar efectos adversos importantes.

En caso de que el tratamiento sea para el caso específico de algún tipo de cáncer, se puede aplicar como adyuvante o ser parte de la quimioterapia, pero la dosis y el tratamiento específico debe ser prescrito de manera individualizada, ya que el uso del medicamento es delicado y podría empeorar la condición del animal.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

No se han encontrado entradas.

Precauciones antes de usar la dexametasona

Antes de comenzar el tratamiento asignado por el veterinario, es importante notificarle en caso de que el animal sufra de algún tipo de alergias. De igual forma es importante darle a conocer si está tomando otros medicamentos para así evitar una reacción adversa, especialmente si son anticoagulantes como aspirinas, warfarina, digoxina, diuréticos, rifampicina, efedrina, teofilina, anticonceptivos orales, vitaminas, medicamentos para la artritis, aspirinas, ciclosporina, ketoconazol, fenobarbital, fenitoína, entre otros.

Por otro lado si el perro tiene alguna infección fúngica en algún lugar además de la piel, no debe administrar la dexametasona sin consultar al médico veterinario. También hay que estar atentos si el animal tiene problemas en el corazón, riñón, intestinos, hígado; si sufre de alguna enfermedad mental, de hipertensión, osteoporosis, convulsiones, úlceras, entre otros, ya que la dexametasona para perros hace que el estómago e intestinos estén más sensibles a las reacciones irritantes del alcohol, las aspirinas y algunos medicamentos para la artritis. Por lo cual este efecto incrementa el riesgo de desarrollar úlceras.

Presentación de la dexametasona para perros

Este medicamento en combinación con marbofloxacina y clotrimazol, la podemos encontrar en el mercado con el nombre de Aurizon, y se usa para contrarrestar infecciones de oído frecuentes. De igual manera, este medicamento se pueden hallar en los colirios para uso veterinario, específicamente para perros, para tratar la hinchazón en los ojos.

Efectos secundarios de la dexametasona para perros

Este medicamento al igual que muchos otros pueden presentar algunos efectos adversos que podrían ser muy perjudiciales para el animal. Por lo cual siempre se debe consultar al veterinario y evitar la automedicación, ya que incluso se podría presentar casos de intoxicación.

En este sentido, si la dexametasona se administra vía oral o de forma inyectable, por un largo periodo de tiempo se podrían presentar los siguientes efectos adversos propios de los glucocorticoides sistémicos, así como:

  • Problemas estomacales como úlceras de duodeno, esófago o estómago.
  • Incremento del apetito que puede conllevar al animal a sufrir de obesidad.
  • Diabetes mellitus oculta.
  • Osteoporosis, fracturas patológicas como la de cadera.
  • Acción inmunosupresora, especialmente cuando se da el tratamiento junto con inmunosupresores como la ciclosporina.
  • Hipertensión
  • Atrofia muscular
  • Dependencia con el síndrome de abstinencia.
  • Incremento de la presión intraocular, algunos tipos de cataratas y glaucoma.
  • Enzimas hepáticas elevadas, pérdida de grasa en el hígado
  • Depresión de adrenales cuando se administra más de 1,5 mg diarios por un tiempo prolongado.
  • Retención de sodio y fluidos, hidropesía, desmejoramiento de la insuficiencia cardiaca
  • Acné, hematomas, sequedad de la piel, petequias, dermatitis alérgica, eritema, anormalidades en la cicatrización, supresión de la reacción a pruebas cutáneas, fragilidad cutánea.
  • Reacciones alérgicas
  • Hinchazón en las patas del perro.
  • Vómito de flema y bilis y si el perro es alérgico a medicamentos pueden aparecer ronchas.

En este sentido, hay que tomar en cuenta los efectos adversos que se puedan presentar en tu mascota, para acudir al veterinario inmediatamente, ya que muchos de los síntomas antes mencionados podrían dañar significativamente la salud del perro y hasta podría causarle la muerte. De igual manera hay que considerar que se pueden presentar otros efectos secundarios de mayor gravedad.

Contraindicaciones

La dexametasona tal como se mencionó anteriormente puede tener algunos efectos adversos de importancia. Por lo cual se debe administrar el medicamento bajo estricta vigilancia médica y considerar las siguientes contraindicaciones:

  • La presencia de úlcera gastrointestinal.
  • Síndrome de Cushing
  • Insuficiencia cardíaca
  • Mifepristona
  • Glaucoma preexistente
  • Hipertensión severa
  • Síndrome de Cushing
  • Tuberculosis sistémica
  • Osteosporosis
  • Diabetes mellitus desequilibrada
  • Infecciones virales, bacterianas o fúngicas graves

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Ir arriba