➤ Diagnóstico del Síndrome de Cushing en los perros

El síndrome o enfermedad de Cushing, llamado también hiperadrenocorticismo, es un trastorno hormonal que se presenta más comúnmente en perros de mediana a avanzada edad. En este artículo mostraremos cómo se hace el diagnóstico del Síndrome de Cushing en los perros.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

La enfermedad de Cushing es una afección médica grave. Es causada por niveles excesivos de cortisol, que pueden afectar múltiples sistemas de órganos y provocar complicaciones potencialmente peligrosas.

Diagnóstico del Síndrome de Cushing en los perros

Hay cambios característicos en las muestras de laboratorio relacionados con la enfermedad o síndrome de Cushing. Estos pueden observarse en la evaluación de las muestras de sangre y orina de la mascota. La documentación de dichos cambios no solo ayudará en el diagnóstico de la enfermedad de Cushing, sino que estas pruebas de laboratorio también pueden descubrir otras afecciones relacionadas o no relacionadas con la producción excesiva de cortisol.

Pruebas iniciales

Las pruebas de iniciales comunes para el diagnóstico del Síndrome de Cushing en los perros se pueden realizar en un hospital veterinario utilizando muestras de sangre u orina. Estas incluyen:

Conteo sanguíneo completo

Se evalúan los componentes de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas en una muestra de sangre. A menudo se observa un aumento en el número de glóbulos blancos (neutrófilos y monocitos) con el síndrome de Cushing. Este aumento generalmente está relacionado directamente con los efectos del exceso de cortisol, pero ocasionalmente un aumento en estas células puede indicar inflamación o infección subyacente.

Perfil de bioquímica del suero

Diagnóstico del Síndrome de Cushing en los perrosEl suero (la porción líquida de la sangre) contiene enzimas, proteínas, lípidos (grasas), glucosa (azúcar) y metabolitos. Estos componentes del suero se derivan de diferentes órganos, como el hígado, los riñones y el páncreas, y pueden darnos una indicación de la función de estos órganos.

Los cambios específicos en el perfil bioquímico del suero pueden apoyar el diagnóstico de la enfermedad de Cushing y pueden darnos una indicación de la función general del órgano.

Los hallazgos típicos con la enfermedad de Cushing pueden incluir aumentos en la glucosa en sangre y en las enzimas relacionadas con el hígado.

Cierta enzima hepática, la fosfatasa alcalina esteroidea (S-ALP), aumenta directamente en respuesta al aumento de los niveles de cortisol en la sangre. A menudo también se observan aumentos en los lípidos y el colesterol en la sangre.

Análisis de orina

Este es otro de los exámenes necesarios utilizados para el diagnóstico del Síndrome de Cushing en los perros. Debido a que los perros con esta enfermedad generalmente beben grandes cantidades de agua, la orina producida es muy diluida. Un instrumento especial llamado refractómetro evalúa la concentración de orina.

La infección de la vejiga (cistitis) es un hallazgo común en el síndrome de Cushing. Al observar las células que se vacían en la orina y al enviar una muestra de orina para cultivo bacteriano (verificar el crecimiento de bacterias), se puede evaluar la presencia de infección.

Algunos perros con enfermedad de Cushing también tienen diabetes concurrente. La presencia de diabetes puede ser detectada por la glucosa en la orina, así como por una mayor concentración de glucosa en el perfil bioquímico del suero.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Proporción de cortisol / creatinina en orina

La cantidad de cortisol que se pierde en la orina aumenta con el síndrome de Cushing. Este cortisol se puede medir y comparar con la cantidad de creatinina, un componente urinario que se produce normalmente a un ritmo constante. La proporción de cortisol / creatinina en orina generalmente se eleva con la enfermedad de Cushing. Sin embargo, el estrés y otras enfermedades también pueden aumentar esta proporción.

Si bien un aumento de la proporción de cortisol / creatinina en la orina sugiere un diagnóstico del Síndrome de Cushing en los perros, no puede confirmar absolutamente el diagnóstico.

Si se encuentran una gran cantidad de cambios característicos del síndrome de Cushing con estas pruebas de detección iniciales, se requerirán pruebas de diagnóstico más extensas para confirmar el diagnóstico de la enfermedad de Cushing y establecer el tipo de enfermedad de Cushing que tiene tu mascota. Es muy importante conocer el tipo de enfermedad para poder formular un plan de tratamiento efectivo y predecir los posibles resultados.

Pruebas más específicas

Las pruebas más extensas para el diagnóstico del Síndrome de cushing en los perros pueden incluir una prueba de estimulación de la hormona adrenocorticotrópica (ACTH), pruebas de supresión de dexametasona y / o concentraciones de ACTH endógena.

Prueba de estimulación con ACTH

La hormona adrenocorticotrópica o ACTH es una hormona que produce naturalmente la glándula pituitaria, una glándula que se ubica en el cerebro. El propósito de ACTH es decirle a las glándulas suprarrenales cuándo y cuánto cortisol producir. A medida que aumenta el nivel de cortisol en la sangre, hace que la glándula pituitaria disminuya su producción de ACTH, lo que resulta en una disminución del nivel de cortisol.

La prueba de simulación de ACTH imita esta vía de estimulación natural y demuestra la capacidad de las glándulas suprarrenales de la mascota para producir cortisol en respuesta a una inyección de ACTH sintética. Esta prueba resulta de gran relevancia para el diagnóstico del Síndrome de Cushing en los perros.

Esta prueba requiere dos muestras de sangre. Se toma la primera muestra de sangre, luego se administra una inyección de ACTH sintético y se toma la segunda muestra de sangre 2 horas después de la inyección. Cuando se comparan los niveles de cortisol en las dos muestras, pueden mostrar una respuesta normal, una respuesta exagerada o muy poca respuesta.

Imagenología

Como este síndrome es causado con mayor frecuencia por un tumor, el veterinario puede recomendar una ecografía abdominal para evaluar órganos como el hígado, los riñones y las glándulas suprarrenales; En algunos casos, el veterinario puede incluso ver el tumor en las glándulas suprarrenales.

También se pueden usar tomografías computarizadas o resonancias magnéticas para hacer un estudio más específico.

Tomando en cuenta que las dos causas principales de este síndrome en los perros son tumores en la pituitaria o las glándulas suprarrenales, los estudios de imágenes se convierten en una parte importante del proceso de diagnóstico del Síndrome de Cushing en los perros.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba