➤ Mi Perro Tiene Diarrea Y Vomito Y No Quiere Comer. ¿Qué Hago?

Mi perro tiene diarrea y vómito y no quiere comer”. Esta es una afirmación más común de lo que se cree. Generalmente los dueños de mascotas se alarman y se desesperan cuando esto sucede, y algunos recurren a la automedicación, pero esto es un poco delicado si no sabemos la causa exacta de lo que está pasando.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Mi perro tiene diarrea y vómito y no quiere comer. Causas

Mi perro tiene diarrea y vómito y no quiere comer
Mi perro tiene diarrea y vómito y no quiere comer

Si una mascota come o no, es un indicador esencial de cómo se siente. Existen innumerables razones médicas y de comportamiento que pueden afectar el apetito de una mascota. Es importante no solo saber si come, sino también qué tan rápido, o si parece interesado en comer, pero luego se va después de oler la comida. Estas son todas las pistas que los veterinarios pueden usar para determinar la causa subyacente de por qué disminuye el apetito de tu mascota.

Malestar gastrointestinal

La razón más común por la que un perro no come es el malestar gastrointestinal. El vómito, la diarrea, el letargo, la deshidratación o la fiebre a menudo acompañarán el signo clínico de disminución del apetito. Además de utilizar estos síntomas como guía, los veterinarios también tienen en cuenta la edad, los medicamentos y las afecciones médicas conocidas para ayudarlos a determinar qué está causando la anorexia.

Infecciones virales o bacterianas

Si un perro joven y saludable entra al hospital con un historial de rechazo de alimentos, letargo y vómitos profusos, las causas más probables son ingestión de cuerpo extraño, toxicidad, una infección viral como parvo o una infección bacteriana. Si ese mismo animal joven tiene disminución del apetito, diarrea y fiebre, queremos asegurarnos de que los parásitos intestinales o el crecimiento excesivo de bacterias en los intestinos no sean los culpables.

Además de las condiciones anteriores, los perros mayores desarrollan otras enfermedades como desequilibrios hormonales, insuficiencia orgánica o cáncer que debemos tener en cuenta. Las afecciones como la diabetes, la enfermedad hepática o la insuficiencia renal pueden hacer que una mascota sienta náuseas extremas, lo que resulta en el rechazo de los alimentos, a menudo después de oler los alimentos y parecer interesado en comer.

Cáncer

El cáncer puede afectar a cualquier célula del cuerpo y se presenta de varias maneras, muchas de las cuales incluyen disminución del apetito. Con estos pacientes, además de la anorexia, se puede ver cualquier combinación de pérdida de peso, vómitos o diarrea. El cáncer no necesariamente debe limitarse al tracto gastrointestinal para que la mascota se sienta mal del estómago.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Estrés

El estrés es otro culpable que resulta en una disminución del apetito. La ansiedad puede deberse a una situación temporal como una perrera alejada de casa o puede ser más permanente, como en el caso de muchos perros con miedo y ansiedad. Estas criaturas se ponen tan nerviosas durante la vida cotidiana que a menudo no comen por eso.

¿Qué hacer si tu perro está pasando por esto?

A menudo es algo simple que se puede resolver con unos pocos días de una dieta blanda y tal vez, si tu veterinario lo aconseja, un medicamento de venta libre para ayudar a calmar el estómago. Es importante controlar a tu mascota de cerca y si la disminución del apetito no mejora o si aparecen signos clínicos adicionales como letargo, vómitos, diarrea o fiebre, debes comunicarte con tu veterinario.

Como nuestras mascotas no pueden hablar con nosotros, es fundamental que escuchemos atentamente las otras formas en que se comunican. Por lo general, no querer comer es una señal clara de que tu mascota no se siente bien y puede necesitar atención médica.

Otros consejos para controlar la situación

  • Si está muy letárgico, haz que lo examine su veterinario. Si esto no es posible, puedes intentar retener los alimentos durante 12-24 horas.
  • Permite pequeñas cantidades de agua o PediaLyte sin sabor.
  • Continúa alimentando con una dieta blanda (pollo deshuesado/sin piel hervido, y arroz blanco normal) en pequeñas cantidades frecuentes. Sirve tibio o mezcla una o dos cucharaditas de comida para bebés, para estimular el apetito.
  • Alimenta hasta que las heces sean normales y luego pasa lentamente a la dieta regular. Si la diarrea y el letargo no se resuelven, definitivamente deberás consultar a un veterinario.

Seguro que es alarmante tener que decir lo siguiente: “Mi perro tiene diarrea y vómito y no quiere comer”, tomando en cuenta que nuestras mascotas son uno más de la familia. Sin embargo, no en todas las circunstancias es necesario ponerse así, algunas veces se puede resolver con algo de dieta. No obstante, ¡no somos adivinos!, así que debemos llevar a nuestro perro a su chequeo para que lo examinen.  Muchos de estos problemas pueden identificarse en el análisis de sangre de rutina, lo que permite un diagnóstico rápido y un plan de tratamiento.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba