Miasis En Los Perros ¿Qué Es? ¿Cuándo Se Produce? Tipos

Una infestación de gusanos en perros, o miasis, es una enfermedad parasitaria que afecta a miles de perros cada año y si no se controla, puede causar la muerte. Por esta razón es tan importante conocer qué es la miasis en los perros, cómo y cuándo se produce y lo que podemos hacer en caso de que nuestra mascota se vea afectada. Aquí te damos información sobre ello.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

¿Qué es la Miasis en los perros?

Miasis en los perros
Miasis en los perros

La miasis en los perros es una infestación de gusanos o larvas de moscas. Esto es más común en los cálidos meses de verano cuando las moscas ponen sus huevos, y es mucho más prominente en ambientes cálidos y húmedos.

Los perros con heridas supurantes, problemas crónicos de la piel o dificultades de movilidad son más propensos a desarrollar esta enfermedad. Esta es una condición grave y la eliminación de los gusanos o larvas debe ser manejada por un profesional veterinario para evitar la liberación de enzimas y toxinas peligrosas en el torrente sanguíneo del perro.

Los gusanos son larvas de mosca (una etapa temprana del desarrollo de la mosca), y una infestación de gusanos se llama miasis. Cuando buscan un lugar adecuado para poner sus huevos, las moscas generalmente se sienten atraídas por cosas con olores podridos o en descomposición.

En nuestras mascotas vivas, los sitios atractivos para las moscas pueden incluir heridas de picaduras infectadas, áreas de pelaje que están enmarañadas con orina o heces, pliegues de la piel, orejas infectadas, masas de piel rotas, puntos calientes e incisiones quirúrgicas, por nombrar algunos.

Después de aproximadamente 1-3 días, los huevos eclosionan. Al principio, los gusanos se alimentarán de piel muerta o escombros. Pero cuando esa fuente de alimento se agota, liberan una enzima en su saliva que comienza a digerir una piel sana.

La enzima puede causar pequeños agujeros en la piel, y luego los gusanos pueden realmente excavar debajo de la misma. También pueden introducirse en un túnel hacia el recto o la vagina de una mascota.

Síntomas de miasis (gusanos) en perros

El signo más visible de la miasis en los perros es inconfundible. La pequeña larva blanca de una mosca estará presente en la piel rota del perro y, con mayor frecuencia, se retorcerá y se moverá. A veces, el pelaje del perro oscurece la herida, esto ocurre particularmente con el pelaje largo y mate. Minúsculos huevos blancos y pegajosos a menudo se pueden encontrar en el pelaje del animal afectado.

Cuando la miasis en los perros no es tratada correctamente, el paciente desarrollará un olor desagradable y decadente a medida que los gusanos secretan una enzima que necrotiza los tejidos sanos de la piel. En casos severos, pueden perder el apetito y volverse letárgicos y deprimidos. Hay dos signos básicos de que tu perro tiene miasis:

  1. Mal olor
  2. Larva visible en la piel.

Tipos de miasis en los perros

Hay varios tipos de miasis en los perros, sin embargo, los tipos más frecuentes que se encuentran en los mismos son la miasis cavitaria y la miasis cutánea. La miasis cutánea es una infestación de gusanos en la piel de un perro o dentro de una herida. La cavitaria es menos común y se caracteriza por una infestación de gusanos dentro de las cavidades corporales naturales (las orejas, las fosas nasales y la boca, entre otros.).

Heridas abiertas o supurantes o problemas de movilidad, hacen que haya más vulnerabilidad al desarrollo miasis en los perros. Muchos gusanos estarán presentes con este tipo de afección y pueden ocasionar necrosis e infecciones adicionales.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

¿Cuándo se produce la miasis en los perros?

La miasis en los perros se produce cuando una mosca hembra, generalmente una mosca voladora, pone huevos en una herida supurante, en áreas de la piel que están constantemente húmedas o en áreas de la misma que están contaminadas con orina o heces. Es más probable que esto ocurra durante los meses más cálidos y en ambientes calurosos y húmedos.

Esto ocurre más comúnmente en perros que están constantemente sucios, que se encuentran gravemente heridos o tienen movilidad reducida. Las infecciones cutáneas o alergias persistentes también pueden aumentar el riesgo de infestación de gusanos.

Presentación clínica

La miasis en los perros, a menudo se caracteriza clínicamente en función del sitio de infestación. Con mayor frecuencia, las larvas se producen dentro de la piel y pueden manifestarse como miasis furuncular, migratoria o de heridas traumáticas.

Las heridas traumáticas, las llagas supurativas, las erosiones abiertas, las úlceras y los tejidos en descomposición expuestos, son particularmente atractivos para varias especies de moscas que luego depositarán sus huevos directamente dentro o cerca de los márgenes de la herida.

Las larvas de otras moscas infestan cavidades y orificios naturales en sitios nasofaríngeos, genitales e intestinales, o invaden y se desarrollan dentro del ojo o en tejidos más profundos. La miasis de la herida puede incluso iniciarse dentro de un entorno hospitalario y desarrollarse bajo vendajes.

La miasis en los perros tiende a ser autolimitada, con pocos casos que se manifiestan con una patología clínica más que mínima. Sin embargo, los movimientos de las larvas en desarrollo pueden provocar una marcada inflamación e incomodidad que hace que algunos pacientes sufran una angustia física considerable.

Una vez que las larvas han completado el desarrollo o se han eliminado, las lesiones y la incomodidad se resuelven pronto. La invasión del ojo u otros tejidos profundos puede presentar una morbilidad severa, pero con poca frecuencia es fatal para el paciente.

A pesar de la destrucción del tejido por la presencia de miasis en los perros, el sitio infestado a menudo permanece libre de contaminación microbiana como resultado de las secreciones antibacterianas producidas por las larvas. Los clínicos ocasionalmente introducen larvas del ‘gusano quirúrgico’, Lucilia sericata, intencionalmente como un medio para desbridar tejidos no viables de heridas inoperables en humanos.

La miasis en los perros es una infección que no se debe tomar a la ligera, ya que las larvas comienzan en una herida externa del huésped, pero si se dejan allí por mucho tiempo y no se trata la zona afectada, las larvas pueden migrar a los órganos internos del perro, alimentarse de los mismos y causar traumas severos, seguidos de la muerte. Por esto, es recomendable que se busque ayuda profesional si se descubre que ha habido una infestación por gusanos.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba