➤ Operación Para La Displasia De Cadera En Perros. Ventajas, Riesgos

La operación para la displasia de cadera en perros es comunmente la cirugía de reemplazo de cadera (THR), y está reservada para animales que tienen afecciones dolorosas de la articulación de la cadera que han demostrado ser poco sensibles al tratamiento convencional mediante el alivio y la rehabilitación del dolor.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Los perros con osteoartritis avanzada  o displasia de la articulación de la cadera pueden, en algunos casos, beneficiarse del reemplazo de la articulación de la cadera. El reemplazo total de cadera es un procedimiento quirúrgico avanzado y solo debe ser realizado por cirujanos ortopédicos experimentados. El reemplazo total de cadera se considera un procedimiento quirúrgico de rutina realizado por cirujanos ortopédicos en base a implantes probados.

Operación para la displasia de cadera en perros
Operación para la displasia de cadera en perros

¿Cuál es la operación para la displasia de cadera en perros y de qué se trata?

La operación para la displasia de cadera en perros que comúnmente se realiza, implica reemplazar toda la superficie de la articulación de la cadera. El procedimiento se basa en extraer la cabeza femoral de la parte superior del fémur, también conocida como la ‘bola’, y reemplazarla con una bola de metal (cromo cobalto).

El acetábulo de la pelvis, también conocido como el “alvéolo”, se vuelve a revestir con un implante de “copa” para proporcionar un asiento para que se pose la nueva cabeza femoral. Los implantes se pueden unir al hueso con cemento óseo, o pueden tener un recubrimiento poroso en el que se hace posible que el hueso crezca. Para realizar la cirugía, se requiere un gran equipo quirúrgico.

¿Quién necesita un THR?

Pacientes con enfermedad dolorosa de la cadera que no responden a la terapia médica. Esto puede deberse a que la displasia de cadera causa artritis, luxaciones recurrentes (luxación), fracturas, trastornos del desarrollo (necrosis avascular) y procedimientos fallidos de FHO. Los cirujanos deberán evaluar completamente a tu mascota antes de considerarla un candidato adecuado. También hablarán sobre los posibles riesgos y beneficios antes de decidir proceder. Este procedimiento está disponible en todas todos los tamaños de mascota, incluidos los gatos.

¿Cuál es el costo de THR?

Actualmente el fijo de la operación para la displasia de cadera en perros que consiste en un reemplazo total es  $ 7500. Esto incluye cirugía, hospitalización y citas de seguimiento de rutina (revisiones de 2,6 y 12 semanas, incluidas radiografías). La consulta y las radiografías preoperatorias de planificación calibrada se suman a esto.

¿Quién realiza la cirugía?

Como este es un acto de cirugía veterinaria, solo un cirujano veterinario puede realizar esto. Sin embargo, esto se considera un procedimiento especializado y, como tal, solo ciertos veterinarios llevarán a cabo esta técnica. Se trata de un procedimiento técnicamente muy exigente, y solo debe ser realizado por cirujanos ortopédicos con experiencia e idealmente especializados.

¿Hay diferentes tipos de THR?

Hay dos clases principales de técnica de THR, las que usan cemento óseo (cementado) y las que dependen de otros medios de fijación (sin cemento). Diferentes fabricantes han desarrollado numerosos sistemas para realizar THR veterinaria. Actualmente, no existe un consenso científico sobre cuál es la técnica preferida, cementada o no cementada, por esto, es posible que se realice cualquiera de las dos.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

¿Mi mascota necesita tratamiento para ambas caderas?

Aunque la enfermedad puede estar presente en ambas articulaciones de la cadera, algunos pacientes solo requerirán que se realice el procedimiento en una sola articulación para mejorar significativamente su calidad de vida. Otros necesitarán reemplazar ambas caderas, pero esto se discutirá en el momento de la consulta con el veterinario.

¿Cuáles son las ventajas de la operación?

Este puede ser un procedimiento que cambia la vida, porque brinda comodidad y movilidad mejorada en muchos pacientes. La tasa de éxito para THR es aproximadamente del 90%, y la mayoría de los pacientes se sienten más cómodos en unos pocos días o semanas después de la cirugía. Esperamos que la mayoría de los pacientes vuelvan a la actividad completa, suponiendo que no haya complicaciones.

¿Cuáles son los riesgos con el reemplazo total de cadera?

Las principales complicaciones encontradas con el reemplazo total de cadera son la dislocación de la articulación de la cadera en el período postoperatorio, fractura, aflojamiento del implante o infección. La infección es una complicación rara pero potencialmente devastadora de cualquier procedimiento quirúrgico y hay que tomar todas las precauciones posibles para tratar de evitar que el paciente la desarrolle. El riesgo de aflojamiento también es raro.

¿Cuál es la recuperación típica después del reemplazo total de cadera?

La rehabilitación cuidadosa después del reemplazo total de cadera es la clave del éxito y es vital que los pacientes que se someten a esta cirugía sean manejados diligentemente durante los primeros 14 días después de la cirugía, para evitar daños en la cadera operada. Los pacientes permanecerán hospitalizados entre 1 y 4 días después de la operación para la displasia de cadera, según la comodidad, la movilidad y el temperamento. Una vez que estén listos para la administración en el hogar, se implementará un plan dedicado de rehabilitación y actividades. Los elementos clave de la administración en casa durante las primeras 6 semanas incluyen:

  • Confinamiento de habitación o jaula durante períodos sin supervisión.
  • Pisos antideslizantes.
  • Caminata controlada con correa.

¿Hay alternativas a THR?

Puede haber ciertas situaciones en las que THR no es una opción viable, como por ejemplo, por razones financieras o variaciones en la anatomía individual de la mascota. En este caso, se podría realizar la ostectomía de la cabeza femoral (FHO). Este procedimiento implica la extracción de la articulación de la cadera y se permite que se desarrolle una articulación falsa de la cadera a partir del tejido cicatricial.

La mayoría de los pacientes que se someten a este procedimiento se quedarán con una anomalía en la marcha, pero el alivio del dolor suele ser satisfactorio para mejorar la calidad de vida. La fisioterapia y la hidroterapia pueden ayudar a maximizar la función de las extremidades para estos pacientes.

La tasa de éxito de la cirugía de reemplazo total de cadera en perros y gatos es alta, y a la mayoría de los pacientes les va muy bien después de su operación. Es, sin duda, una intervención importante para que la mascota pueda tener una vida más llevadera sin los fuertes dolores que les ocasiona la enfermedad, y con una mejora en el desenvolvimiento a la hora de realizar sus caminatas. Se trata de la operación para la displasia de cadera en perros que generalmente se recomienda cuando hay un desgaste significativo en la articulación.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba