➤ ¿Qué Es La Displasia De Cadera En Perros? Diagnóstico

Si ves que tu perro tiene las patas de adelante más gruesas y las de atrás más delgadas, se queda rezagado en las caminatas, se niega a subir o bajar la escalera, duerme más de lo habitual y está apático a la hora de jugar contigo o con sus amiguitos, posiblemente deberías estar preguntándote qué es la displasia de cadera en perros. Aquí te explicaremos de qué se trata esta enfermedad ortopédica, y te diremos cómo es su diagnóstico.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

¿Qué es la displasia de cadera en perros?

Displasia de cadera en perros
Displasia de cadera en perros

La displasia de cadera en perros (CHD) es un trastorno complejo del desarrollo caracterizado por la laxitud articular y la osteoartritis (OA) en una o ambas articulaciones coxofemorales (cadera). La etiología poligénica y multifactorial de CHD ha desafiado a los veterinarios e investigadores desde que se describió la afección en la década de 1930.

Los cambios articulares característicos de CHD también están asociados con factores ambientales como la nutrición, el ejercicio y el proceso de osificación esquelética. La condición afecta esencialmente a todas las razas, con una prevalencia estimada que varía del 1% al 80% según la Fundación Ortopédica para Animales. Parece ocurrir a una tasa relativamente alta en perros de cuerpo grande y braquicéfalo, así como en aquellos con proporciones altas de longitud corporal.

Existen muchas teorías para explicar qué es la displasia de cadera en perros y cómo es la degeneración de la articulación. Las estructuras de cadera parcialmente osificadas pueden distorsionarse durante el desarrollo debido a tensiones mecánicas en las articulaciones con osificación endocondral retardada. Los componentes de la articulación pueden ser más vulnerables a la deformación y al daño de la cinética normal de la articulación antes de que estén completamente endurecidos.

Las articulaciones afectadas generalmente desarrollan diversos grados de inflamación sinovial, daño del cartílago articular, osteofitos y esclerosis y remodelación del hueso subcondral. Si bien no existe una descripción única y general de la secuencia de eventos en el proceso, hay cambios que ocurren en muchas formas de displasia.

Recientemente, se informó que el ángulo del borde acetabular dorsal (una medida de la pendiente dorsal [ángulo] de la superficie acetabular articular subcondral en relación con la horizontal) era significativamente mayor (menor cobertura de la cabeza femoral por el acetábulo) en perros con laxitud de la articulación coxofemoral versus normal perros a partir de 1 semana de edad.

La subluxación de la cabeza femoral y los retrasos en la osificación del margen acetabular craneodorsal a menudo son visibles a las 8 semanas y, en muchos casos, la subluxación de la cabeza femoral aumenta alrededor de las 12 semanas de edad. La degeneración y las microfracturas del cartílago articular, y el engrosamiento, la inflamación y el deterioro de la cápsula articular, las inserciones tendinosas y los ligamentos a menudo son evidentes a los 5 meses de edad.

Diagnóstico

A pesar de algunos patrones reconocidos de degeneración articular característicos de la displasia de cadera en perros, hay una variabilidad significativa en la progresión y la gravedad final de la enfermedad, así como relaciones inconsistentes entre los cambios articulares macroscópicos radiográficos y los signos clínicos.

Sin embargo, existen dos comportamientos generales que a menudo se atribuyen a la enfermedad coronaria, incluida la cojera en perros jóvenes (menores de 1 año), que aumenta con la actividad o el trauma, y anomalías en la marcha y atrofia muscular de las extremidades posteriores en perros mayores.

Notablemente, la cojera de las extremidades posteriores puede deberse a otras razones además de los cambios en las articulaciones CHD, que incluyen patologías pélvicas, distales de las extremidades posteriores y neurológicas, enfermedad metabólica ósea, rotura de ligamentos, luxación rotuliana y trastornos de la columna vertebral. Por lo tanto, una evaluación exhaustiva e integral es primordial para identificar la fuente del malestar:

1. Exámenes subjetivos de laxitud

La prueba de Ortolani es una evaluación subjetiva de la laxitud de la articulación coxofemoral diseñada originalmente para el diagnóstico de luxación congénita de cadera humana en la década de 1930. Los perros se colocan en decúbito lateral; una mano del examinador se usa para aplicar fuerza a lo largo del fémur desde la rodilla hacia la pelvis mientras la otra apoya la espalda justo por encima del sacro.

Esta maniobra está destinada a desplazar la cabeza femoral. Luego se abduce lentamente el instrumento para reducir la articulación. Un pop audible o palpable a medida que el fémur se desliza hacia el acetábulo se considera un signo de Ortolani positivo indicativo de laxitud articular.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

La falta de un signo de Ortolani no significa necesariamente que la cadera sea normal. Los cambios articulares asociados con la displasia, como el engrosamiento de la cápsula articular y el tejido articular, pueden interferir con el desplazamiento requerido para un signo positivo.

La prueba de Bardens, una técnica de examen diseñada para evaluar las caderas de los bebés (menores de 6 meses), se cree que es más sensible para detectar la laxitud de la articulación coxofemoral y / o acetabula superficial en cachorros de 6 a 8 semanas de edad.  Con el perro en decúbito lateral, el fémur proximal se eleva lateralmente del cuerpo.

Con el fémur elevado, el dedo índice de la otra mano se usa para empujar el fémur lejos de la articulación en una dirección dorsal con presión sobre el trocánter mayor. Más de 2 mm de desplazamiento se considera un signo positivo. En general, estas y otras técnicas de palpación pueden usarse como parte de un examen exhaustivo en cachorros o perros con sospecha de laxitud articular excesiva característica de CHD.

2. Radiografía

La radiografía ha sido durante mucho tiempo el estándar de oro para evaluar y cuantificar los cambios articulares asociados con la remodelación de las articulaciones CHD. En todo el mundo, existen cinco sistemas de evaluación estandarizados y populares con métricas distintas que se utilizan para calificar la conformación radiográfica de la articulación coxofemoral canina y los cambios degenerativos.

3. Fundación Ortopédica para Animales

La evaluación de la Fundación Ortopédica para Animales se realiza en radiografías extendidas de cadera realizadas bajo sedación intensa o anestesia general por tres radiólogos independientes certificados por la junta. Según la evaluación subjetiva de nueve parámetros articulares, la conformación se clasifica como excelente, buena, regular, limítrofe, leve, moderada o severa.

Las primeras tres categorías se consideran normales, mientras que las tres últimas son displásicas. Las métricas son en gran medida evaluaciones subjetivas de la conformación de la cadera y evidencia de enfermedad articular degenerativa.

4. Subluxación dorsolateral

La subluxación dorsolateral se usa para cuantificar la laxitud articular en una posición para simular la carga de peso. Durante la anestesia general, se aplica presión sobre el fémur al nivel de la rodilla mientras se visualiza al perro en decúbito ventral. Las articulaciones con menos del 45% de cobertura de la cabeza femoral por la cara lateral del borde acetabular craneal tienen una mayor probabilidad de desarrollar cambios en las articulaciones y OA con el tiempo en comparación con aquellos con un mayor porcentaje (> 55%) de cobertura.

Las evaluaciones radiográficas subjetivas están limitadas por la variabilidad inherente asociada con los examinadores, la calidad de la imagen y las diferencias entre los animales, incluidos los cambios periarticulares de los tejidos blandos y la atrofia muscular. La variación en el grado de relajación muscular asociada con sedación o anestesia durante la imagen puede influir en la capacidad de identificar anormalidades articulares hasta en un 50%.

5. Tomografía computarizada

La tecnología CT para imágenes pélvicas ha mejorado considerablemente en las últimas décadas. Si bien las radiografías siguen siendo el método principal utilizado para obtener imágenes de las articulaciones coxofemorales caninas, la TC se está volviendo cada vez más popular. Utilizando modelos tridimensionales de TC, un estudio longitudinal reciente mostró que los cambios volumétricos en el acetábulo y el fémur proximal ocurrieron de manera predecible durante el crecimiento esquelético en una colonia de perros con laxitud de la articulación coxofemoral.

Espero que hayas logrado entender qué es la displasia de cadera en perros y cuál es su diagnóstico. Es muy importante que internalices este concepto y las opciones que tienes para el análisis de los signos que indican que existe la presencia de la enfermedad, ya que si se diagnostica temprano, es posible que tu perro viva más tiempo sin los desagradables dolores que esto provoca y sea un poco más activo.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba