➤ Ranitidina para perros

La Ranitidina para perros es un medicamento que se usa cuando estos animales sufren de ciertas enfermedades del estómago. De la misma manera, se debe estar atento con la nutrición y cuidados generales para así tener canes vigorosos y felices. Por lo cual aquí  se expondrán diferentes aspectos importantes con respecto a este medicamento y sus efectos secundarios. Para así tomar las previsiones pertinentes y evitar complicaciones en la salud de tu mascota canina.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Cabe destacar que esta medicación, así como todos los fármacos, deben ser recetadas por el especialista y se debe respetar los consejos para evitar algunos contratiempos en la salud del animal. De esta manera es importante resaltar los pro y contras de este fármaco.

La Ranitidina para perros

Este fármaco también es conocido con el nombre Zantac y también es usada por las personas. Éste trata la acidez estomacal y se aplica como medida higiénica de para ciertas afecciones relacionadas con el reflujo y úlceras.

Por lo cual, la ranitidina en pocas porciones funciona como un sitiador histamínico en el estómago.  En cuanto al Zantac, se refiere a la medicación específica para la administración a los humanos, generalizada a estos animales, debido a que no se consigue fácilmente un fármaco  específico para los perros.

No obstante esta medicación no tiene la aprobación veterinaria, de acuerdo a la FDA, pero los veterinarios, tienen la autorización para recetar y dar a estos animales. Sin embargo, no debe dársela a los perros sin una previa prescripción y supervisión veterinaria, aunque esté disponible en las farmacias. De igual forma se deben tomar en consideración las indicaciones correspondientes.

¿Para qué sirve?

Este fármaco se usa para los seres humanos. Pero los veterinarios lo emplean en los canes para curar enfermedades digestivas para aliviar la acidez y prevenir las úlceras.

De esta manera, este medicamento disminuye el impacto causado por el ácido clorhídrico sobre la membrana estomacal. Así que es prescrito por el médico veterinario cuando el animal presente diarreas o vómitos.

La porción de este fármaco no debe administrarse de forma arbitraria, ya que cada animal tienen diversificaciones que guiarán al veterinario acerca de la cantidad correcta. La ranitidina puede tomarse oralmente,  de forma intravenosa o intramuscular, y se aplica  cuando el animal esté deshidratado debido a la pérdida de líquidos por diarreas o vómitos.

Usos del medicamento

Ranitidina para perros
Ranitidina para perros

Esta medicación es ideal para sanar las afecciones estomacales y prevenir las úlceras, tal como se ha mencionado anteriormente. Asimismo se puede administrar en caso de las enfermedades gastrointestinales. También estimula la sanación y ayuda con el tránsito de los alimentos a través del tracto digestivo, se administra además cuando el animal presente reflujo o cuando éste debe tratarse con corticoides de forma prolongada, debido a que pueden formar lesiones. Dentro de los usos destacan:

  • Protuberancias de mastocitos.
  • Inflamación estomacal.
  • Lesiones estomacales o intestinales.
  • Reflujos ácidos.
  • Inflamación estomacal.

Dosis recomendada de la ranitidina para perros:

Por lo general, la dosis recomendada de la ranitidina, no excede los 0,25 a 1 mg/peso aproximadamente, cada 8 a 12 horas. Esto depende de la afección que tenga tu mascota canina. Se puede dar oralmente o de forma intravenosa. Por esta razón se puede encontrar en pastillas o comprimidos o solubles, cuyas concentraciones son de 75, 150 ó 300 mg.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

No se han encontrado entradas.

Es importante considerar que este medicamento debe proporcionarse al animal sin alimentos, ya que la comida le resta efectividad al medicamento, y cuyo tratamiento debe ser administrado por orden veterinario, quien tiene la autoridad para bajar o suspender su uso.

Contraindicaciones

La ranitidina es un fármaco muy utilizado para tratar afecciones gastrointestinales o estomacales. Sin embargo, se debe ser muy cuidadoso a la hora de administrar el medicamento cuando el perro presente alguna afección renal,  ya que los desechos del fármaco se expulsan mediante el riñón. De igual forma no debe darse el remedio a cachorros durante la gestación o lactantes, ya que se expulsa en la leche materna.

De igual forma, la ranitidina, no debe administrarse en canes con insuficiencia hepática sin la supervisión de un especialista, quien tiene la capacidad de evaluar los pro y contras del tratamiento y tomará la decisión más pertinente para el animal. De esta manera, nunca debemos medicarlo por nuestra cuenta, ya que podríamos causarle un daño mayor.

Es muy importante que el veterinario tenga conocimientos sobre las reacciones que el perro ha tenido, para así saber si le está haciendo efecto y éste se está recuperando de su afección. Por otro lado, es importante alimentar de forma correcta al animal y no proporcionarle alimentos que le generen malestar estomacal como dulces, galletas, entre otros.

Efectos secundarios de la ranitidina para perros:

Generalmente este medicamento no posee efectos secundarios. Sin embargo, se pueden presentar algunos signos como temblores, disentería, aturdimiento, náuseas, arritmia, trombocitopenia, plaquetas bajas o respiración acelerada. Así que si la mascota está ingiriendo este medicamento y se notan alguno de los signos señalados, se debe notificar inmediatamente al médico veterinario.

Por otro lado, el perro también puede manifestar alergia a este medicamento y sufrir un shok anafiláctico que representa una emergencia veterinaria. Por lo cual a estos perros no se les debe volver a administrar el medicamento, y sustituirlo por otro similar. Esto no es algo frecuente, ya que por lo general, no se presentan efectos adversos.

Sobredosis de la ranitidina para perros

El tratamiento de este remedio debe ser administrada con responsabilidad y seguir las prescripciones del veterinario. En tal caso de que se administre una cantidad mayor a la recetada o si el perro la ingiere por accidente, el animal puede presentar respiración acelerada, regurgitaciones, estremecimientos, o taquipnea.

En este caso, los animales estarían vomitando también el medicamento. Por lo cual generalmente les administran fármacos y fluidos intravenosos. Cuando los canes se recuperan, pueden darles la ranitidina oralmente, ya sea en el hogar,  junto con otros medicamentos que se le hayan indicado.

Así que se debe acudir al médico veterinario inmediatamente para que le prescriba un remedio que pueda neutralizar la acción de la dosis excesiva de la ranitidina, o reduzca su impregnación, o para que le haga un lavado estomacal.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Ir arriba