¿Qué es la seborrea en los perros? Causas comunes

La seborrea en los perros se trata de una enfermedad muy frecuente que perjudica el cuero cabelludo de los animales, sobre todo en las áreas de las patas, la cara y el torso. Con esta afección las glándulas sebáceas de la piel generan una cantidad considerable de sebo, provocándole a su vez, costras, escamas y grasa.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Aunque este tipo de enfermedad es muy habitual, si no se detecta y trata a tiempo, puede generar infecciones secundarias de la piel. Por lo general los perros que la padecen tienen mal olor por la acumulación de grasa y aceite en su pelaje. De igual forma, esta enfermedad puede hacer que el perro tenga mucho picor y se rasque en exceso en las zonas afectadas provocando hemorragias y otros daños en la epidermis.

Causas comunes de la seborrea en los perros

seborrea en los perros
seborrea en los perros

Este tipo de afección se basa en el incremento patológico de la serosidad de las glándulas sebáceas de la piel del animal. La epidermis, se refiere a la capa exterior de la piel, y los folículos pilosos, los cuales son los que generan las llamadas escamas, y éstas pueden ser secas y grises o blanquecinas, muy semejante a la caspa.

Sin embargo, se pueden generar escamas cuya textura es oleosa o grasa y de color amarillento, lo cual es producto de la cantidad excesiva del sebo causado por las glándulas sebáceas, y éstas por lo general despiden un mal olor.

En cuanto a las escamas secas, especialmente por este rasgo, pueden ser retiradas fácilmente del cuerpo de nuestra mascota. En cambio, las que son grasas se van desprendiendo con dificultad, causando dolor y molestia, ya que se adhieren al pelo.

La seborrea en los perros es una afección que por lo general se considera secundaria, esto se refiere a que es procedente de otra enfermedad y nos avisa que el perro puede estar teniendo problemas más delicado. En cuanto a las enfermedades primarias encontramos las siguientes:

  • Alergias
  • Trastornos endocrinos
  • Bajos nutrientes en su alimentación
  • Hongos
  • Parásitos
  • Trastornos metabólicos
  • Cáncer de piel
  • Enfermedades pancreáticas
  • Enfermedades autoinmunes

En cuanto a la seborrea del tipo primaria, ésta se trata de una enfermedad hereditaria, en la cual algunas razas son más vulnerables, tales como los cocker spaniel, shar-pei, pastor alemán, labrador retriever, golden retriever, basset hound, west highland white terrier, entre otros. Generalmente esta enfermedad afecta a los perros  general este tipo de seborrea es una condición que afecta a los perros menores de dos años.

Por otro lado, hay que tomar en cuenta que hay dos tipos de seborrea que se vinculan con el desarrollo de la enfermedad:

  • La seborrea canina seca: Ésta se basa en el aspecto áspero y desigual, que se crea en las primeras etapas, en donde la queratina en exceso se comienza a acumular en la piel de nuestra mascota. Este tipo de seborrea se puede notar fácilmente, pero no se manifiestan síntomas clínicos de gravedad.
  • La seborrea oleosa canina: Se trata de una enfermedad grasienta o aceitosa, la cual se caracteriza por la presencia de grasa y falta de brillo en el pelaje de nuestra mascota. Aquí, los síntomas que aparecen son más notorios y molestos, ya que los pelos grasientos se unen a la piel seca y escamosa. Además el animal puede sentir mucho picor y por eso se rasca constantemente, lo cual pueden causar algunas heridas en su piel, agravando su condición aún más. Además cuando la enfermedad se ha desarrollado puede generar fiebre, inapetencia, pérdida de condición física, infecciones de la piel y los oídos internos, alopecia, y la depresión debido al ataque al sistema inmune. Por lo cual es fundamental tomar en cuenta que la mayoría de los casos presentados tienen una mezcla de los dos tipos de seborrea, la seca y la oleosa.

Cabe destacar que en el tipo de seborrea grasa se puede producir la foliculitis que se refiere al taponamiento de los folículos pilosos, lo cual, en ciertos casos, termina en infecciones por causar una infección. Una vez que la acumulación se halla en las conducciones auditivas, puede generar a su vez una otitis ceruminosa. Y es allí donde se presentan dos tipos de enfermedades muy diversas, referidas a la seborrea primaria y la secundaria.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

No se han encontrado entradas.

Diagnóstico de la seborrea en los perros

Cuando se trata de hacer un diagnóstico de seborrea hereditaria o primaria se debe realizar cuando se han descartado otros motivos. En caso de que se presente la seborrea secundaria es fundamental determinar la raíz del problema de tal manera que nuestro perro se pueda recuperar pronto.

En este sentido, para que esta enfermedad pueda ser diagnosticada de manera adecuada y precisa, conociendo las causas propias de la afección, es fundamental acudir al veterinario para que éste haga estudios de la piel, examen físico, análisis de sangre, raspados de la piel para determinar el tipo de parásito, los cultivos de hongos y examen de heces. Es muy probable que el veterinario especialista necesite de una biopsia de la piel si así lo amerita.

 Tratamiento

Antes de comenzar con cualquier tratamiento es de suma  importante saber qué tipo de seborrea presenta el animal, ya que si la enfermedad  está aún en su primera etapa y la piel de éste no tiene heridas provocadas por el excesivo picor, el tratamiento es sencillo y no causa molestias ni dolor, y se aplica durante un mes. Éste se refiere a bañar al animal una vez a la semana con jabón antiseborréico y agua templada, dando suaves masajes en las áreas afectadas. Estos tratamientos combinarse con la ingesta de suplementos vitamínicos que refuercen el sistema inmunológico de nuestro perro. Cuando la seborrea es del tipo oleosa, se debe emplear el sulfuro de selenio o peróxido de benzoilo sobre la piel.

Por otro lado, si se trata de la seborrea del tipo hereditaria, no tiene cura, sin embargo se puede tratar para contrarrestar los síntomas, aplicando un buen tratamiento y teniendo una supervisión constante para sí controlar el desarrollo descontrolado de la enfermedad. Además podemos proporcionarle a nuestra mascota un mejor estilo de vida, de manera que pueda desenvolverse de forma normal.

La seborrea que se manifiesta de forma hereditaria se trata mediante baños semanales con ácido salicílico y azufre, y se le deben proporcionar medicamentos vía oral, como los retinoides. Cuando un perro sufre de seborrea de cualquier tipo, resulta muy positivo añadirle a su nutrición alimentos con alto contenido de ácidos grasos omega 3 como lo es el aceite de salmón. Asimismo es fundamental apartar al animal de las áreas  complicadas donde se encuentran las lesiones originadas por el picor, para que no se siga rascando.

Por otro lado, en este tipo de tratamientos, se suele emplear los champús terapéuticos que son  aquellos que manifiestan actividad ante alguna patología. Así que cuando se refiere a la seborrea, los champús que se aconsejan para su tratamiento deben echarse en todo el cuerpo del animal y dejar que actúe por unos quince minutos. Antes de aplicarlo, podemos bañar a nuestro perro con su champú de uso común y agua templada. Pero debemos enjuagarlo totalmente antes de usar el champú antiseborreico. Además es relevante secarlo bien.

De igual forma es importante considerar la buena nutrición de nuestro perro, ya que cuando tiene una enfermedad tiende a debilitarse. Por lo cual los suplementos alimenticios nos pueden ayudar, ya que podemos agregarlos a la comida del perro para que obtenga los ácidos grasos esenciales que derivan del aceite de pescado. Pero se deben seguir siempre las recomendaciones del veterinario.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba