➤ ¿Qué es la toxoplasmosis en los perros y cómo se contagia?

La toxoplasmosis en los perros es una enfermedad infecciosa causada por un parásito conocido como Toxoplasma Gondii. Tanto humanos como mamíferos se pueden ver afectados de esta afección. Por lo cual es importante conocer de qué se trata, conocer los síntomas más comunes , tomar las previsiones para evitar su contagio y tratamientos en caso de contraer la enfermedad

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

No se han encontrado entradas.

La toxoplasmosis en los perros

Esta enfermedad presenta dos ciclos biológicos. El primero se trata de un ciclo enteroepitelial que se manifiesta solo en los gatos, los cuales son el reservorio principal y el otro ciclo extraintestinal o ciclo del tejido se presenta en gatos pero también en otros animales.

Toxoplasmosis en los perros
Toxoplasmosis en los perros

Así que el consumo de quistes tisulares de músculo apestado y de ooquistes esporulados que se están en el agua contaminada y en los alimentos, debido a las heces, son los primeros causantes de la enfermedad. En el caso del can, éste resulta ser un mediador cuyo contagio suele darse por las heces de animales contagiados. Estas heces que se ingieren pueden estar luego de su ingestión en las heces del perro de forma asequible para transmitirlas.

Cuando nuestra mascota haya ingerido los quistes u ooquistes, estos parasitan a las células de la mucosa del tracto digestivo y  se dispersan en taquizoítos, los cuales se reproducen para trasladarse a través de la sangre o mediante la vía linfática, perjudicando de esta manera los órganos inmunoprivilegiados.

Cuando ya se encuentran en el tejido del órgano, los taquizoítos se dispersan en bradizoítos internamente. Éstos pueden subsistir de por vida en el parasitado, desarrollando una reacción discontinua sin manifestar síntomas.

Sin embargo, en la mayoría de los casos se genera una respuesta inmunitaria que combate la infección aguda. En el caso de los perros que son inmunodeprimidos suelen tener síntomas y manifestar muchas complicaciones, ya que padecen mayormente de infiltración celular lo cual conlleva a su vez a una necrosis celular severa y a una reacción inflamatoria de importancia. Los perros menores de un año de edad son más propensos a tener síntomas debido a que su sistema inmunológico está en proceso de desarrollo. Lo cual los hace más vulnerables a este tipo de afecciones.

¿Cómo se contagia?

Esta enfermedad es producida por un parásito protozoario que afecta a los seres vivos de sangre caliente. Así que al tener contacto con una superficie infectada o heces de gato infectadas puedes contraer la toxoplasmosis, la cual también se puede contagiar mediante el consumo de carne cruda o frutas sin lavar.

En este sentido la enfermedad se contagia a los perros cuando éste perro ingiere huevos maduros de este parásito, los cuales pasan al del tracto intestinal hasta llegar al torrente sanguíneo. De esta manera se alojan en los órganos internos y tejidos, que padecen una reacción inmunológica e inflamatoria.

¿Los humanos pueden contagiarse por los perros?

Las personas si pueden contagiarse de la enfermedad pero no por medio de un perro. Sin embargo es importante mantener el aseo tanto del animal como del lugar donde reside.

En este sentido el acceso al contagio se da por diferentes causas como el contacto con las heces de gato infectadas y el consumo de alimentos contaminados. Generalmente esta enfermedad no presenta síntomas de gravedad y se neutraliza mediante nuestro sistema inmune.

Pero hay que tomar en cuenta que esta enfermedad puede representar un riesgo para el feto en el embarazo, especialmente cuando la futura mamá no tiene anticuerpos contra la toxoplasmosis.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

No se han encontrado entradas.

Síntomas más comunes de la enfermedad

Esta enfermedad puede tener una cantidad considerable de signos que se manifiestan de forma diferente en cada caso particular. Sin embargo, en la mayoría de los casos los síntomas son los siguientes:

  • Debilidad muscular
  • Falta de coordinación en los movimientos
  • Parálisis parcial o completa
  • Inapetencia
  • Fiebre
  • Adelgazamiento
  • Temblores
  • Depresión
  • Letargo
  • Vómitos y diarrea
  • Heces con mucosidad
  • Afecciones respiratorias
  • Convulsiones
  • Color amarillento de las mucosas, lo conocido como ictericia
  • Dolor abdominal
  • Inflamación de la parte media de la córnea (queratitis), del ojo (la uveítis canina) o de la retina (retinitis)
  • Amigdalitis
  • Convulsiones

En caso de que el animal muestre alguno de estos síntomas, se debe llevar inmediatamente al veterinario para que le haga un chequeo exhaustivo y así determinar las causas de su padecimiento.

Diagnóstico y tratamiento para la toxoplasmosis en los perros

Si nuestro perro presenta alguno de los síntomas antes mencionados, debemos acudir inmediatamente al veterinario, sobre todo si se trata de cachorros, ya que su sistema inmune está en desarrollo y son muy vulnerables a contagiar la toxoplasmosis. Por lo cual el veterinario deberá hacer primeramente un conjunto de pruebas, análisis y estudios para determinar y confirmar que el perro padece de la enfermedad.

Por lo general el veterinario revisa su historial clínico y le hace un examen físico completo al perro. Además es importante realizar un análisis sanguíneo, de orina y pruebas serológicas. Los resultados de estos análisis y del perfil bioquímico nos mostrarán la condición de salud y el tratamiento más acertado en cada caso particular. En caso de que se necesite un diagnóstico más exhaustivo, el veterinario puede tomar una muestra del líquido cefalorraquídeo de nuestra mascota.

Si se confirma que estamos en presencia de la toxoplasmosis, el veterinario especialista debe controlar la infección en las zonas afectadas y restaurar el sistema inmunológico del animal. En caso de que se presente la deshidratación severa, le debe administrar fluidos intravenosos y además le prescribirá antibióticos. Si la enfermedad está ya muy avanzada es probable que el perro tenga que ser hospitalizado.

El tratamiento que se administra en estos casos es de clindamicina, de 10 a 40 mg/kg/ al día vía oral. Éste se debe administrar durante un mes y ofrece un control eficaz de los síntomas, a excepción de los daños generados al sistema nervioso central, debido a que la recuperación es algo lenta. De igual forma se puede administrar trimetoprim como un  tratamiento alterno.

Pronóstico de la enfermedad

En cuanto al pronóstico se puede decir que es variable y depende de la ubicación y el nivel de las lesiones. En casos de que la enfermedad comprometa el sistema nervioso, el pronóstico no sería alentador.

En el caso de que se presente daño cutáneo, lo cual no ocurre comúnmente, el pronóstico está determinado por la ubicación del tejido perjudicado, lo cual va a determinar los signos clínicos y el avance de la infección. En caso de que el contagio se dé a través de la ingesta de ooquistes o quistes tisulares, los signos gastrointestinales al principio serán generados por la exterminación local de los taquizoítos y sucesivamente de los originados por la extensión sistémica organosepecífica.

En este sentido, la toxoplasmosis en los perros afecta con mayor frecuencia el sistema intestinal, respiratorio y neuromuscular, y los síntomas más comunes son la letargia, descoordinación al desplazarse, debilidad a nivel de los músculos, fiebre, parálisis, temblores, convulsiones, parálisis, pérdida de peso, diarrea, vómitos, dolor abdominal, problemas respiratorios ictericia, entre otros.

Recomendaciones a considerar

A pesar de que la toxoplasmosis en los perros no se puede prevenir totalmente, es muy importante tomar previsiones para evitar el contagio. Por lo cual debemos considerar las siguientes recomendaciones:

  • Observa con detenimiento a tu perro para notar si presenta alguno de los síntomas propios de la enfermedad.
  • Acude regularmente al veterinario, sobre todo si observas algún problema de salud.
  • Adminístrale los medicamentos prescritos respetando las dosis
  • Mantén hidratado a tu perro
  • No le des carne cruda al perro o alimentos en mal estado. Evita que coma de la basura.
  • Ofrécele una buena nutrición para que su sistema inmune se encuentre fortalecido ante la enfermedad y pueda recuperarse con prontitud.
  • No permitas que tenga contacto con las heces de los otros perros y especialmente de los gatos. Por lo cual cuando lo saques a pasear debes estar atento.
  • En caso de que el perro conviva con un gato, evita que se acerque al arenero y mantén el aseo del lugar donde reside.

☟☟ES NECESARIO QUE LEAS TAMBIÉN☟☟

No se han encontrado entradas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba